lunes, 10 de diciembre de 2018

Dentro de un campamento maoísta: la "ciudad" en medio de un bosque en Jharkhand


Para un mayor conocimiento y difusión de la existencia de la guerra popular en la India, RBC ha decidido traducir un artículo del blog “COMITATO DI SOSTEGNO ALLA GUERRA POPOLARE IN INDIA” del italiano al castellano.

***

Cada vez más intelectuales y académicos en la India y en el mundo descubren la Guerra Popular y desean conocerla mejor y contarla. Tanto es así que el régimen fascista de Modi, considera a todos los intelectuales peligrosos y ha desatado una "caza de brujas" de la vieja memoria para silenciar cualquier oposición a las atrocidades cometidas por su gobierno.

Lo que publicamos es un extracto de un libro titulado "Nightmarch: Un viaje a las Tierras del Corazón de la India"

(Un manifiesto de campaña en defensa de intelectuales acusados ​​o arrestados por Modi como "amenaza a la nación")


***

India - Dentro de un campamento maoísta: la "ciudad" en medio de un bosque en Jharkhand

En 2010, Alpa Shah, un profesor de antropología, se unió a un pelotón Naxalita (Maoísta) que partió para una marcha de siete noches a través de 250 km a través de Bihar y Jharkhand. Un extracto de su viaje.


Después de una hora y media de caminata, un joven vestido con un uniforme verde oliva, con un rifle viejo sobre su hombro, apareció en los arbustos. Detrás de él había cinco hombres vestidos de manera similar, a varios metros de distancia. El primer puesto de vigilancia para nuestro destino, sospeché.


'Lal salaam, lal salaam (saludo rojo, saludo rojo),' los saludamos uno tras otro, mientras juntaban nuestras manos y levantaban los puños en el aire. El último soldado llevaba una camiseta negra impresa con la inscripción: "No soy confiable, ineficiente, impredecible, desorganizado, ingobernable, inmaduro, ¡pero soy gracioso!" Un mensaje en marcado contraste con la línea disciplinada que los soldados habían formado para saludarnos, me hizo sonreír.

Continuamos, pasando por dos puestos de guardia más, y luego nos sumergimos en un bosque de nuevo. De repente, la luz de la madrugada explotó a través de un claro en los árboles. Parpadeé con incredulidad. Frente a nosotros, inmersos en la luz del sol y enmarcados por las colinas de granito en tres lados, se encuentra un colorido espectáculo de caminos entretejidos que se extienden como una tela de araña. Esculpidos por los arbustos, los caminos se alinearon a la altura de la vista con guirnaldas de arcoíris. Papel de crepé, cuidadosamente cortado en triángulos, cuidadosamente pegado a la cuerda de yute por docenas de manos. Los caminos conducían de una gran carpa a otra.


Me había encontrado con los maoístas en sus campamentos muchas veces en los bosques de Jharkhand, pero nada podría haberme preparado para esto. Era una ciudad pequeña y festiva en medio de los bosques montañosos. Sentí que habíamos tropezado con Lindon por Gil-galad, el paraíso de los elfos en la película de El Señor de los Anillos de Tolkien. Lejos de los deslumbrantes rascacielos y centros comerciales de Gurgaon, erigidos para elevarse permanentemente sobre Nueva Delhi, fue igualmente impresionante por su grandeza y provisionalidad. Podría eliminarse en un par de horas y un rastro no sería detectable para un ojo desconocido e inexperto.

Las carpas albergaron las diferentes secciones del ejército guerrillero. También había una tienda de campaña médica, una tienda de sastre y una "sala de computadoras" que consistía en una computadora portátil Dell, sucia y maltratada, y una impresora gris inclinada, todo conectado a una batería de tractor. En un extremo hay una serie de cubículos en forma de cortina. Los hoyos fueron excavados para las letrinas; Incluso uno tenía un asiento de porcelana blanco agazapado.

En el centro de la red había una gran cortina roja y amarilla con un techo verde. Con una capacidad de al menos cien personas, esta era la sala de reuniones central. Siete fotografías enmarcadas en blanco y negro colgadas en una pared de tela roja. Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao Zedong están todos en línea. Debajo de estos gurús internacionales estaban Charu Majumdar y Kanhai Chatterjee, los dos líderes naxalitas de la década de 1960 que estos guerrilleros maoístas han conmemorado como iniciadores de la lucha india. Todas las fotografías fueron envueltas con caléndulas. En una esquina de la pared de esta foto, alguien había puesto un rudimentario dibujo de una persona que sostenía un arma al jefe del primer ministro, Manmohan Singh. Junto a esto había un retrato similar de Sonia Gandhi, la presidenta de origen italiano del Partido del Congreso, que se había casado con un miembro de la dinastía Nehru-Gandhi que, con la excepción de algunos años, presidió la política india desde el Separación del país del dominio británico.

En un lado del campo había un gran espacio abierto, un campo, donde al menos 200 jóvenes se reunían. Un grupo rodeaba el campo en sentido contrario a las manecillas del reloj, avanzando cada diez metros hacia un lado. Otro grupo estaba haciendo lo mismo, pero corriendo en la dirección opuesta. Los del medio estaban en diez líneas disciplinadas, lanzándose al aire en una sincronía de saltos en forma de estrella. Fue el Ejército Popular Guerrillero de la Liberación quien realizaba ejercicios diarios.

La cocina fue quizás la más sorprendente por su organización. Los sacos de arroz y las lentejas apilados uno encima del otro formaban dos paredes de demarcación, mientras que una corriente que fluía era un tercer límite. Para proporcionar agua potable limpia al campamento, se cavó ingeniosamente un pozo en un lado del arroyo, se fortificó con grandes rocas y se trabajó con un sistema de poleas. En medio de la cocina se habían excavado tres trincheras de varias longitudes. Cada uno tenía chimeneas con enormes cubas de aluminio en la parte superior. Pensé que era arroz y patatas al curry. Los jóvenes estaban sentados con las piernas cruzadas en el suelo, sacando chapattis (pan asado sin levadura) para aquellos que no querían comer arroz.


Habíamos caminado hasta el momento para participar en la conferencia del comité estatal a nivel maoísta, una reunión que se celebra cada cinco años y que reúne a todos los guerrilleros de los distritos vecinos de los estados de Uttar Pradesh y Bihar. Para algunos había sido un viaje de dos semanas. Fue difícil saber cuántos miembros del Ejército de Guerrilla de Liberación Popular total participaron en esta reunión, tal vez alrededor de 400. Me han dicho que esas conferencias se llevaron a cabo simultáneamente en todo el país en otras partes de Jharkhand y en los bosques del centro de la India y Europa oriental, en Chhattisgarh, Bengala Occidental, Andhra Pradesh y nell'Odisha. En cada conferencia, las actividades maoístas de los años anteriores se analizaron y evaluaron, produjeron nuevos planes futuros y soluciones para los problemas encontrados. Este fue el lugar donde las decisiones cruciales se debatirían colectivamente, con discusiones exhaustivas, que finalmente se someterían a votación, con la decisión mayoritaria vinculante para todos. Esta fue al menos la teoría. Nacido durante la Comuna de París, Lenin lo llamó "centralismo democrático", quien lo utilizó para construir el partido bolchevique.

Las conferencias fueron también el lugar donde se llevan a cabo la práctica de la crítica y autocrítica maoísta. Estas fueron las confesiones públicas y las denuncias de errores cometidos por cada soldado; un intento de fortalecer la cohesión y la disciplina grupal utilizadas por muchos partidos de inspiración maoísta, desde el ejército de liberación nacional de Zimbabwe hasta el Khmer Rouge. La conferencia también fue donde se decidieron las promociones y la capacitación política y militar entregada a los cuadros. Por encima de todo, para los líderes maoístas, fue un espacio para reconstruir el sentimiento de comunidad y el compromiso con la causa que unió a la guerrilla y renovar la solidaridad. Los combatientes desaparecidos, que trabajan en varias partes del país y en ocasiones aislados, se han reunido durante unas pocas semanas, idealmente para fortalecer, formar y reformar los vínculos entre ellos. La esperanza era crear un microcosmos sin clases y de distrito de la futura comunidad utópica por la que lucharon. En contraste con las aldeas de las regiones de la India, divididas en castas, los nombres de las castas fueron eliminados en la comunidad guerrillera: cada individuo se convirtió en un compañero, nacido con un nuevo nombre. Si bien el respeto por los ancianos se demostró llamándolos "dada" o "didi" (hermano mayor o hermana mayor) o agregando el sufijo "ji", las diferencias materiales se tuvieron que cancelar. La idea era que las personas acudieran a la guerrilla sin nada y recibieran todo lo que creían necesario para su existencia. Un uniforme y una serie de ropa simple, una manta, una sábana, una lámina de plástico, una mochila y una pastilla de jabón. Incluso la división del trabajo según las jerarquías de casta, clase y género existentes en el mundo externo tuvo que ser erradicada. Cocinar a su vez significaba involucrar a todos, hombres y mujeres. Y mientras que los cuadros de nivel inferior tuvieron que aprender a leer, los líderes tuvieron que cavar las tumbas del Consejo de Ministros. (Tomado con permiso de HarperCollins de "Marcha en la noche: Un viaje al corazón naxalita de la India" por Alpa Shah.)

Fuente: http://guerrapopolare-india.blogspot.com/2018/11/allinterno-di-un-campo-maoista-la-citta.html
                                   

jueves, 11 de octubre de 2018

¡ El capitalismo es el enemigo de los aborígenes !

RBC con motivo del día de la hispanidad, 12 de octubre, ha decidido publicar el artículo  "Le capitalisme est l’ennemi des Autochtones!" del Partido Revolucionario de Canadá (PCR-RCP), traducido del francés al castellano por el blog camarada La Victoria de los Oprimidos y Explotados.

Este artículo constituye una excelente descripción de la barbarie y genocidio que supusieron los conquistadores, muy distinta a la versión histórica oficial que indica que allí se llevo la civilización y el progreso. Los supuestos "descubridores" ni descubrieron América, ni representaron ninguna mejora para los autóctonos. 

Ayer y hoy los aborígenes mantienen una dura lucha de resistencia contra el capitalismo. Ellos junto con el proletariado y campesinado constituyen el fermento de la revolución democrática y socialista.

Los países que invadieron América desde 1492 aún no habían alcanzado el modo de producción capitalista. Vivieron bajo el modo feudal, que comenzó a erosionar las relaciones comerciales que anunciaban la llegada del capitalismo. La revolución burguesa triunfa en Inglaterra en 1649 y Francia en 1789. Para los Estados Unidos, será en 1776. Para el saqueo a que dio lugar, la conquista permitirá la acumulación primitiva capitalista y la aceleración del desarrollo del modo de producción capitalista. Los aborígenes han estado lidiando con el capitalismo desde su gestación, luego bajo su dominio, hasta la actual etapa imperialista.

Es el capitalismo en ciernes el que saqueará sus riquezas y les hará sufrir genocidio. Es el capitalismo dominante el que monopolizará los territorios y les prohibirá tener uno para ellos y desarrollar su propia economía, cultura y vida política. Este es el capitalismo imperialista y agresivo hoy que niega a las naciones indígenas – las First Nations – su derecho a la autodeterminación y mercadea sus derechos aborígenes por un precio bajo para garantizar el control de más territorios en su propio beneficio.

Está claro que el capitalismo nunca ha dado un regalo a los aborígenes. Ni tuvo nunca esta intención. El capitalismo es el enemigo de los pueblos indígenas.

Con el pretexto de evangelizarlos y despojarlos de sus demonios, los países colonizadores los despojaron de sus riquezas y territorios. Se beneficiaron de su conocimiento y cultura. Los conquistadores llegaron a exterminar a la gran mayoría de sus poblaciones. El capitalismo en la fase imperialista no tiene más respeto a la soberanía de los pueblos y naciones que por el proletariado, que explota al límite por sus ganancias.

Antes de 1492 en América

Cuando el marinero genovés Cristóbal Colón desembarcó el 14 de octubre de 1492 en la isla de Hispaniola (ahora Santo Domingo en la República Dominicana) y tomó posesión del territorio que descubrió en nombre del Rey de España, no caminó en un continente virgen, sino en un territorio habitado desde hace al menos 40,000 años. En total, unos 70 millones de indígenas vivían en las Américas, dispersos de sur a norte con concentraciones de 25 millones en México y 25 millones también en la zona andina (Perú, Bolivia).

Las civilizaciones que estaban allí eran muy desarrolladas, entre otras, las de los incas y los aztecas, pero no solo esas. Los nativos de las Américas vivían felices juntos, felices y prósperos, libres y desnudos, ante el asombro del propio colonizador y de los pensadores de la época: Franklin, Montesquieu, Rousseau. La realidad es que Colón descubrió los lugares que se muestran en las imágenes de los westerns americanos, donde los aborígenes son siempre malos, agresivos y brutales, cuando más bien son los ” nobles salvajes ” de Jean-Jacques Rousseau los que se encuentran allí. El descubrimiento del conocimiento indígena cambiaría el mundo en muchas áreas.

Los nativos cultivaron la tierra. Sus técnicas de cultivo fueron originales y efectivas. Ellos respetaron el bosque. Las plantaciones se hicieron a través de él y no hubo necesidad de deforestar grandes áreas.

Los aborígenes trataron bien y comieron de varias maneras. Crecieron cientos de variedades de maíz, papa, yuca y maní, pero también tomates, pimientos, frijoles, aguacate… Su conocimiento de la fruta era tan importante: el amaranto, la papaya, maracuyá, mandioca, piña, guayaba, ataca. Vainilla y chocolate también fueron conocidos. De hecho, los aborígenes han dado a conocer el 60% de la comida cultivada hoy en el mundo. Su conocimiento de las enfermedades que generalmente podrían padecer y las plantas curativas para curarlos era importante. También conocían la quinina, la aspirina y las propiedades anestésicas de la coca.

Su conocimiento químico era más avanzado que en Europa. Los aborígenes sabían sobre el algodón, el caucho, los tintes y los productos derivados de ellos, lo que era muy útil para la industria en todo el mundo. Su metalurgia también se desarrolló: fundir metales, así como oro y plata no era un secreto y se orientó hacia la decoración y el arte. Recientes excavaciones arqueológicas revelan tesoros arquitectónicos tan importantes como las pirámides egipcias.

Los aborígenes también tenían un conocimiento muy avanzado de las matemáticas y habían producido un sistema sutil y sofisticado que aún no se había apreciado del todo. Su calendario fue original y muy considerado. Sus culturas religiosas, festivas y litúrgicas también fueron de gran calidad.

Su vida social era armoniosa, rica y nutrió el pensamiento de los filósofos occidentales. Los aborígenes compartieron sus activos pero también las tareas, incluidas las relacionadas con el cuidado y la crianza de los niños. Debido a esto, fueron muy hospitalarios y generosos con los colonizadores y compartieron todo con ellos. La libertad de los modales también reinó. Es por eso que los aborígenes permitieron a los colonizadores, para su sorpresa, tener relaciones sexuales con sus esposas e hijas. La dirección de esta vida social y los debates sobre ella se confiaron a los sabios y las madres.

La riqueza acumulada de las naciones aborígenes era enorme. De 1500 a 1600, se enviaron alrededor de 200 toneladas de oro ($ 2,8 mil millones) a Europa, además de 16,000 toneladas de plata ($ 3,3 mil millones). El número de suministros y otros recursos naturales que también se han transportado a Europa, como el algodón y el caucho, no se han calculado. Es un capital enorme.

Las naciones aborígenes habían desarrollado una civilización valiosa que les ayudó a vivir bien entre sí y con la naturaleza. Le dieron a Europa una gran cantidad de conocimiento que los hizo dar un salto gigantesco, además de proporcionarle un capital financiero sorprendente.

Esta civilización, que era enormemente valiosa, difícilmente podría competir con la civilización europea. De hecho, los medios de transporte y producción para las personas aborígenes eran rudimentarios y solo funcionaban con energía humana. Para moverse, solo se podía caminar y andar en canoa. Los aborígenes no conocían la rueda y no aprendieron a utilizar el viento, mucho menos el vapor, ni a domesticar a los animales. Toda la producción, incluso para el trabajo más pesado, se llevó a cabo por la fuerza de los brazos y la energía humana, que era muy difícil. A pesar de que sabían cómo derretir el metal, los aborígenes no fabricaban armas. Ellos no sintieron la necesidad. Las flechas con una piedra puntiaguda al final habían sido suficientes para alcanzar el codiciado animal de caza.

La invasión europea iba a cambiar muchas cosas y destruir rápidamente la forma de vida y la producción eficiente que se habían entregado hasta ese momento. Si tratamos de ubicar las civilizaciones indígenas a través de la evolución de los modos de producción, solo alcanzan el primer nivel, el del comunismo primitivo, un modo de producción que no era eterno y seguramente habría desarrollado sus propias contradicciones.
Después de la conquista

En sí mismo, no es porque sean blancos y racistas que los colonizadores lograrán invadir América y esclavizarlos a los intereses de sus respectivos imperios coloniales. Tampoco es porque tengan una gran civilización y una misión evangélica. Se alimentan mal y no saben cómo curarse a sí mismos. No saben cómo vivir bien y no tienen refinamiento. Estos colonizadores blancos tienen poco conocimiento. Excepto que saben cómo repetir el catecismo católico. Son personajes ásperos y groseros. Su civilización es inferior en muchos niveles a la de los aborígenes, lo que será de gran beneficio para el mundo entero. Lo que hará que el éxito de los colonizadores esté en otra parte.

Estos colonizadores están moldeados por un modo de producción más elevado: el feudalismo. Esta es la característica más importante, la que tiene más peso en la historia. Estos colonizadores son, de hecho, los herederos de una experiencia colectiva vivida a través de una sucesión de modos de producción. El comunismo primitivo, que conocía a los nativos y que les permitía ser felices y hospitalarios (este modo de producción donde la energía humana es la única que se usa), está muy por detrás de los colonizadores; cientos y cientos de años los separan. Desde entonces ha habido métodos de producción cada vez más eficientes: la esclavitud y luego el feudalismo. Este ya está en su fin, erosionado por las relaciones comerciales; a través de ellos, el capitalismo está en proceso.


Estos colonizadores blancos y portadores del capitalismo en desarrollo no solo tienen su propia energía para usar, como es el caso de los pueblos aborígenes. De alguna manera han domado el océano y saben cómo usar el viento y la brújula para navegarlo. Eso es lo que les permitió venir a Estados Unidos. Se están preparando para usar vapor y muchas otras formas de energía.

Estos colonizadores también han domesticado animales desconocidos en América, lo que les ayuda a multiplicar sus fuerzas. Ellos traen caballos a un mejor transporte, bueyes utilizados para trabajo pesado y también vacas y cabras para la leche y productos de los mismos, fuentes importantes de proteínas, ovejas para la lana, cerdos para las grasas y la carne… Podemos ver a través de esto cómo su base de alimentos es diferente de la de los aborígenes.

Estos colonizadores de otro modo de producción también están bien armados. Traen espadas, rifles y cañones. Pueden derretir otras armas según sea necesario. De hecho, se mudan de Europa con un modo de producción y vida hasta ahora desconocido en Estados Unidos.

Las expediciones a América deben generar ganancias rápidamente a sus respectivos países imperiales. Seguro de su fuerza y ​​su ” superioridad “, estos colonizadores se complacerán primero en el saqueo de la riqueza en oro y plata que se puede encontrar fácilmente, sin vacilar, cuando sea necesario, para unir sus fuerzas con las naciones indígenas para hacer la guerra a los demás a fin de lograr su objetivo. Guerras que matan y matan a muchos aborígenes. Está claro que frente a una invasión tan cruel, la estructura social nativa, desacostumbrada a tales cosas, colapsará rápidamente.

Entonces, las riquezas a saquear cada vez más raras, es por la explotación de las minas de oro y plata que se continuará el enriquecimiento de los imperios coloniales. Reducidos a la esclavitud en las minas y a las servidumbres feudales en los campos, los nativos mueren como moscas, incapaces de soportar el régimen de trabajo impuesto. Algunos son barridos por las epidemias causadas por enfermedades anteriormente desconocidas en América (viruela, sarampión, rubéola, paperas, el cólera…). La mano de obra aborigen esclavizada se está agotando, por lo que vaciaron el continente africano para reemplazarlos.

Así es como Marx resume estos inmensamente crueles inicios del capitalismo: ” El descubrimiento de piezas de oro y plata de América, la reducción de la esclavitud indígena, enterrándolos en las minas o su exterminio, los inicios de la conquista y el saqueo de la India en Oriente, la transformación de África en una especie de refugio comercial para la caza de pieles negras, estos son los procesos idílicos de acumulación primitiva que señalan la era capitalista en sus albores. ” ( El capital , Libro I, Sección VIII, Capítulo XXXI).

Un siglo y medio después de Colón, solo tres millones y medio de aborígenes permanecerán en las Américas. Después del saqueo y el genocidio vino la ocupación del territorio. Los colonizadores fueron cada vez menos respetuosos de los acuerdos que habían establecido con ciertas naciones, ya que el modo de producción capitalista se volvió dominante y requirió nuevos territorios y nuevos recursos para explotar, lo que fue aún peor cuando llegó al etapa imperialista.

Liberación del proletariado y las naciones indígenas

La década de 1960 trajo una ráfaga de luchas en todo el mundo. En América, hubo aquellos contra la Guerra de Vietnam, los Panteras Negras por el ” poder negro “, aquellos por la emancipación de los pueblos aborígenes. Fue en 1968 que se creó una nueva organización para la emancipación de las naciones nativas, el Movimiento Indígena Americano, varios de cuyos líderes tuvieron que ir a prisión. Leonard Peltier (al frente) sigue allí, condenado por crímenes que no cometió.

Después de este estallido de luchas, uno podría pensar que las cosas se han asentado y que la liberación del proletariado y de las naciones indígenas es un hecho establecido. Películas más recientes de Hollywood, como Dance with Wolves de Kevin Costner (1990) o Incident in Oglala (1992) de  Michel Apted, parecen permitir a algunos acreditar esta tesis. Los aborígenes son en realidad presentados como víctimas y no como agresores como en el viejo Oeste. Sin embargo, si se piensa bien, la historia real no se restaura en absoluto.

Todo esto testimonia más bien el hecho de que la burguesía imperialista ha puesto la tapa sobre la olla, que continúa hirviendo; las luchas por la emancipación del proletariado y las naciones indígenas siguen siendo relevantes.


Hasta ahora, la burguesía ha logrado contener la lucha de los pueblos aborígenes en las esferas legales y supraestructurales, donde ciertamente ha logrado puntos. Por lo tanto, se les han otorgado ciertos derechos territoriales. Sin embargo, las negociaciones y los regateos para lograr resultados tangibles son interminables. El proceso está atascado e ineficiente y no satisface a las naciones indígenas, ya que el proceso de negociación colectiva entre sindicatos y empleadores no libera al proletariado. La necesidad de la revolución para romper el punto muerto es obvia.

La revolución socialista al comunismo está en la agenda del proletariado, que todavía no es el caso de las Primeras Naciones, a quienes el capitalismo ha impedido el desarrollo de un territorio, una economía, una cultura y una vida política propia. La nueva revolución democrática defendida por los maoístas podría, por analogía, permitir a las naciones indígenas liberarse y conseguir la autodeterminación. Es probable que, conociendo los efectos perversos que el capitalismo ha tenido sobre ellos durante siglos, la revolución indígena evitará las trampas del desarrollo del capitalismo.

miércoles, 1 de agosto de 2018

Ciclo de la Guerra Civil Española


RBC difunde a continuación una serie de artículos sobre la guerra civil, publicados por uno de nuestros miembros la revista La Gaceta de los Miserables. Para dar a conocer un período republicano caracterizado por la lucha antifascista y la resistencia, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.


                                              

Recopilación de materiales publicados a lo largo de esta primera temporada de La Gaceta de los Miserables acerca de la Guerra Civil Española y el exilio republicano que también aparece.

Agradecer a todos los colaboradores el uso de sus materiales para este primera edición del CICLO GUERRA CIVIL y a nuestros lectores en agradecimiento por el apoyo durante todo este año.  
                           
                                                    Resultado de imagen de la gaceta de los miserables 

1-Las batallas de la Guerra Civil se vivieron como experimentos y prácticas de combate para algunos ejércitos como el alemán o el italiano. También participaron refuerzos soviéticos pero todo ello ante los ojos del mundo que se preparaba para la II Guerra Mundial. 


2-El Partido Comunista no era un partido mayoritario durante la II República pero  cuando empezó la guerra y a lo largo de ella, el PCE aumentó su militancia y su participación, incluso llegando a tomar el gobierno durante el último tramo de la guerra. 


3-Los medios de comunicación de la época se encargaron de informar a la población acerca de los acontecimientos revolucionarios en Rusia y la creación de la Unión Soviética. Estos medios, según su significación política, lo narraron de manera diferente. 


4-Cuando la Unión Soviética se presentó al mundo como una potencia comunista, los distintos medios de comunicación se encargaron de transmitir sus mensajes, entre los cuales, algunos calentaron el caldero ideológico y alentaron la Guerra Civil. 


5-Barcelona había comenzado su revolución al margen de la guerra y del mundo. Los anarquistas y comunistas habían tomado las calles y su influencia se percibía en todos los ámbitos, entre ellos el cine. 


6-Este año conmemoramos la figura de Marcelino Camacho como sindicalista, soldado, obrero y comunista. Este hombre también luchó en la Guerra Civil y pasó por el campo de concentración de Reus. En este artículo se narra las condiciones que allí se vivían.


7-El régimen fascista que se estaba gestando desde la Junta de Defensa Nacional tenía que vencer sin convencer. De esta forma, comenzaron los discursos y las arengas ideológicas en el frente de batalla a los soldados voluntarios y forzosos del bando nacional. 


8-El artículo más leído de esta temporada en la Gaceta de los Miserables. Un material increíble porque contiene testimonios y las vivencias de las mujeres exiliadas, presas, colaboracionistas y supervivientes de la Guerra Civil.


9-El exilio republicano se extiende por todo el globo, desde la URSS hasta México, pasando por otros países europeos, africanos e incluso asiáticos. Entre ellos, este análisis acerca del exilio en países del Este socialista.


10-Por último, la Guerra Civil española se dio ante los ojos de innumerables países que se mostraron neutrales pero cuyas empresas participaron y sobrevolaron el bloqueo económico a la Guerra Civil, entre ellos Estados Unidos. 


viernes, 13 de julio de 2018

Un intercambio de comentarios que aclara magistralmente qué significa anticolonialismo “De Pega”, “Meramente Declarativo”



RBC publica a continuación una reflexión sobre la cuestión nacional y el derecho de autodeterminación, escrita por uno de sus miembros el blog Servir Le Peuple (blog de Occitania, Francia).

SERVIR LE PEUPLE

16 de mayo de 2018

[El texto es una retraducción al castellano de un texto inglés traducido, a su vez, al francés]

“La posición de los maoístas es que las naciones oprimidas tienen DERECHO a la autodeterminación si así lo deciden. Cuando haya una República socialista en lo que ahora son los Estados Unidos, si ciertas tribus (sic) quieren la independencia de su propio territorio, la República socialista no se enfrentará a ellas como enemigos por ese territorio, sino que, por el contrario, defenderá su derecho incluso si la nación oprimida quiere ser un Estado capitalista y no socialista. Sobre la cuestión nacional, no sería (sin embargo) necesariamente correcto que los comunistas defendieran en la nación oprimida la secesión de la República socialista. Si surge el deseo de separarse, sería correcto simplemente que la República socialista lo autorice (mientras que se combatiría a cualquier otro territorio que pretendiera la secesión a favor del capitalismo)”.

“¿Un DERECHO a la autodeterminación”... pero con la esperanza (más o menos velada) de que no se“determinen”en ese sentido? ¿O no? Todo esto me lleva a pensar en algunos trotskistas europeos partidarios de un “Estado único” en Palestina, en el entendido de que ese Estado único es sin duda la posición correcta en términos absolutos (la posición histórica de la izquierda palestina...), pero también puede significar... la actual Sudáfrica (y nadie menos que el presidente israelí Rivlinse pronunció a su favor).

¿Qué es exactamente la “voluntad del pueblo”? Hoy en día, probablemente menos del 10% de los negros estadounidenses quieren una República socialista de Nueva Afrika; pasa igual con los chicanos en relación con un Aztlán socialista y la reunificación con México. Pocos son quienes, miembros de las Naciones indígenas, quieren Estados independientes socialistas, ni siquiera capitalistas... y menos aún serían los trabajadores blancos que defendieran tu versión maoísta del socialismo.

Existe una “voluntad del pueblo” en este momento en que estamos hablando... y habrá otra mañana o dentro de 30 o 50 años, que depende de la propaganda que difundamos; y esta propaganda se basa en un objetivo estratégico, una concepción del mundo, algo que pensamos (nuestra concepción comunista del mundo) que es el objetivo y la justicia popular, la reparación (por ejemplo) a un pueblo y al mismo tiempo la conmoción de los fundamentos del poder de un Estado al servicio de los monopolios imperialistas: en una palabra, el Sentido de la Historia.

Es fácil decir “si así lo deciden, tienen derecho”, pero con la esperanza, en realidad,de que no sea así y haciendo todo lo posible para que no decidan de ese modo.

En 1950 una minoría de los argelinos estaba a favor de la independencia. Todos ellos sufrían el yugo y las atrocidades de los colonos, pero la posición mayoritaria era conquistar los derechos cívicos y democráticos en el marco de una Argelia francesa. ¡Y el Partido “comunista” francés tenía la firme esperanza de que las cosas siguieran siendo siempre así! Las cosas cambiaron con la Guerra de Liberación, iniciada con el levantamiento del FLN el día de Todos los Santos de 1954 y que se prolongó hasta 1962, año en que ya una mayoría del 99% de los argelinos estaba a favor de la independencia y del “socialismo árabe”. Ni que decir tiene (como cabía esperar)... que el PCF comenzó oponiéndose a aquel levantamiento “reaccionario”, luego propugnó la “paz” y una “solución democrática”, a veces (no siempre...) denunció las torturas y los crímenes del ejército imperialista y, finalmente, defendió la “autodeterminación”... muy al final, cuando el propio De Gaulle se hubo adherido a esta solución.

Estoy totalmente de acuerdo en que “la identidad no prevalece sobre la línea política” y que “si fuera así, todos los grupos sociales oprimidos tendrían ya una línea comunista perfecta, lo que no es el caso”. Soy un enemigo resuelto de la identity politics [política identitaria] y no soy partidario ni de la inacción ni del politiqueo de salón. Pero “el oportunismo identitario” no puede ser tampoco la palabra mágica con que poner punto final a todas las cuestiones que incomodan. Cuando los indígenas colonizados (¡Lambda, que no pretende ser una organización de vanguardia!) hablan de su experiencia y lo primero en que te fijases que “Existir es resistir es el típico lema de la política identitaria de mierda y un argumento para no hacer nada”, tu noción de lo principal y de lo secundario muestra que en realidad no tienes ganas de oír a lo que esas personas tratan de decir.



En realidad, es fácil estar al corriente de las luchas que le rodean a uno y adoptar una postura anticolonialista que se quede en agua de borrajas, apuntándose, eso sí, el tanto y dándose importancia con frases del estilo de:“el colectivo maoísta más avanzado en los Estados Unidos está hoy en Aztlán”.

Pero las cosas son como son: la Historia enseña que el sudoeste de los Estados Unidos es parte de los Estados Unidos gracias a una guerra de agresión criminal y a un tratado imperialista desigual, tras lo cual fue salvajemente colonizado; y el Sentido de la Historia es que ese tratado desigual debe ser borrado de la página del tiempo y México reunificado. Ocurre lo mismo con todos los “tratados” suscritos con las Naciones indígenas, así como con la Nación nacida de la esclavitud de los africanos en el sureste.

No se trata de “si el pueblo lo decide de tal modo” (la segunda parte de tu comentario es de hecho muy explícita sobre el fondo de tu pensamiento...). La gran mayoría de los latinos no lo desean a día de hoy y tú, en el fondo de tu corazón, esperas que siga siendo siempre así.

Usted utiliza a Aztlán de cara a la galería, por razones de imagen; pero en los hechos, ¿qué ayuda en concreto le presta Usted a su lucha de liberación y por la reunificación con la madre patria?

¡Ah, sí! Y además: las naciones son NACIONES; no hay naciones si son europeas/blancas y “tribus” (!!) o “etnias”, de lo contrario...

Como ya explicó el glorioso Kaypakkaya[i], existen caracteres nacionales preexistentes, como los que indicó Stalin en La Cuestión Nacional, y estos caracteres dan a luz a una nación no en el momento de la revolución burguesa o industrial, sino cuando resultan “alcanzados” por las “primeras luces del alba” del capitalismo (de manera que los kurdos son una nación y no un pueblo, como sostenía el grupo revisionista –ahora completamente fascista– “Şafak”); lo cual significa, en América, por la colonización.

Si hablas de “tribus” no hay naciones, no hay cuestión nacional y tampoco hay derecho a la autodeterminación. Pero he de admitir que su línea blanca paternalista es especialmente sutil y astuta.

[De hecho, toda esta palabrería y este jesuitismo intelectual significa una sola cosa: NO HABER COMPRENDIDO NADA de lo que sucedió en la URSS.¿Hasta cuándo dura la lucha de clases? Hasta el COMUNISMO. Hasta el comunismo, durante decenios y decenios, un siglo tal vez después de la revolución socialista, la contrarrevolución, la restauración capitalista sigue siendo posible. ¿Cómo? Porque existe una BASE MATERIAL para ello, para que la vieja burguesía vuelva al poder... o que una nueva, nacida en el seno mismo del aparato del Estado socialista y del Partido dirigente, se apodere de él, defendiendo la “vía capitalista”.

POR LO TANTO, HAY QUE QUEBRAR ESA BASE; y esa base es, en especial, la base territorial de acumulación, el Imperio de los monopolios. Y en los Estados Unidos, incluso antes de ser la primera potencia mundial imperialista, el Imperio de los monopolios es, en primer lugar,... el propio territorio federal, con sus colonias interiores. Por lo tanto, (especialmente) hay que destruirlo por medio de la autodeterminación de los pueblos colonizados. No hacerlo es garantizarse que de las entrañas mismas de la República socialista de que habla de nuestro “amigo” brotará una nueva burguesía (más o menos pseudo-“roja”) que, más o menos gradualmente, restaurará el capitalismo.



Lenin decía ya a principios de los años 20 que el chovinismo gran ruso (la dominación nacional de los rusos sobre las otras nacionalidades), si no se le combatía correctamente, estaría entre las primeras cosas que “matarían” al socialismo soviético; y eso es lo que sucedió. Alain Sibé, de la misma manera, con la salvedad de que el PCF nunca ha estado en el poder, ve en el abandono por parte de éste de un anticolonialismo intransigente y en su apoyo a la “República una e indivisible” contra las nacionalidades negadas del propio Hexágono, una de las principales razones de su degeneración en partido burgués reformista. Esto es lo que entendemos por estar (...o no) en el “Sentido de la Historia”, en consonancia con una visión del mundo puesta al servicio de los intereses de la victoria del comunismo, que define los objetivos de nuestra labor política.]


[i]En inglés :http://www.bannedthought.net/Turkey/TKP-ML/EarlyDocs/Kaypakkaya-KurdishQuestion-1972.pdf“Certain overly knowledge able wise acres claim that landlords are not considered part of a nation. What‟s more, these gentlemen even hatched the marvel that the Kurds do not yet constitute a nation due to the existence of landlords in the Kurdish region. Thisis a frightfully demagogic statement and a sophistry. Do the landlords not speak the same language? Do they not reside on the same land? Are they not part of the unified economic existence and spiritual formation? And besides, nations emerge not with capitalist development reaching its final limit but at the dawn of capitalism. With capitalism penetrating into a country and unifying the markets in that region to a certain degree, the communities already meeting all theother conditions are considered a nation. If it were not so, all stable communities in the backward countries and regions where capitalist development is limited could not be considered nations. In China up until the 1940s there was a rather strong state of feudal fragmentation, and according to this logic, one would have to deny the existence of nations in China previously. Untilthe 1917 revolution, feudalism had a strong presence in the broad countryside of Russia; this understanding would lead to rejecting the existence of nations in Russia.”

En francés :http://ekladata.com/EM-Rb1M-dCeiJVhgZObXkNCCFXI.jpgEn outre les nations n'apparaissent pas lorsque le capitalisme a atteint le stade ultime de son développement, mais à ce que l'on peut appeler l'aube du capitalisme. Lorsque le capitalisme pénètre dans un pays et y unifie les marchés dans une certaine mesure, les communautés qui possèdent les autres caractéristiques sont alors considérées comme formant une nation. Si tel n'était pas le cas, il faudrait alors considérer que toutes les communautés stables situées dans des pays arriérés, des régions où le développement du capitalisme reste encore limité, ne sont pas des nations. Jusque dans les années 1940, il existait encore en Chine un fort morcellement féodal. Dans cette logique, il aurait alors fallu dénier l'existence de nations en Chine à cette époque.'] 

(Traducción parcial) “Las naciones no aparecen cuando el capitalismo alcanza la última fase de su desarrollo, sino en lo que se puede nombrar el amanecer del capitalismo. Cuando el capitalismo entra en un país y unifica allí el mercado en une cierta medida, las comunidades poseyendo ya las demás características (enunciadas en la Cuestión Nacional de Stalin) están entonces consideradas naciones. Si no fuera así, tocaría entonces considerar que cualquier comunidad estable en un país atrasado, territorios donde el desarrollo capitalista sigue limitado (enuncia a continuación ejemplos como la China de los años 40, Rusia del 1917, Turquía del 1920 y “hasta un cierto grado” África, Asia o América latina en su presente año 1972), no son naciones.”





viernes, 22 de junio de 2018

Represión y poder en España

Debido a la grave situación de represión, torturas y atropello de los derechos civiles en España, RBC hace difusión de un artículo escrito por uno de sus miembros, la revista La Gaceta de los Miserables, que describe y analiza el fascismo que hay en el país.

***

Por Mario Guillamó¹.

El pasado jueves, la BBC preguntó a la audiencia de su programa ‘Questión Time’ si consideraban que, tras la detención de ocho ministros catalanes, España se está comportando como un Estado fascista. Mientras, la población se encuentra inmersa en un complejo de prontitud a la hora de hablar de represión política en el Estado español. Porque siempre se alzan los voceros a replicar las denuncias de represión y las prácticas que nos asemejan o nos convierten en una dictadura de pleno derecho. Puesto que para el poder se trata de eso mismo, de un Estado de derecho en el que cada vez hay menos de estos y cuya característica a resaltar es unánime, el conocimiento público de los límites del derecho común. Ha llegado el momento de abordar cómo estos límites están coartando nuestros derechos. Hace muy poco, Angela Davis sentenció: «Este país tiene una larguísima tradición de represión política», refiriéndose a España.

Atropello por la derecha en directo, a la hora del telediario o con nocturnidad y alevosía. Así podríamos describir la estrategia del poder que conoce y maneja a la perfección los aparatos ideológicos del Estado. Sí, no necesitan citar a Althusser porque lo usan a diario. Detrás de la fachada de la “no acción” y la estupidez humana, se esconde una de las mayores tecnocracias de Europa al servicio del capital, la española. Recordemos pues las palabras de Ignacio González a Zaplana «hay que controlar el aparato del Estado» o una máxima de Felipe González «el Estado soy yo».


Dos vertientes: la tortura y el fascismo.

La tortura contemporánea se fundamenta en tres pilares: la imposición de una pena económica desorbitada o de privación de libertad, su aplicación mediante el monopolio de la violencia y tener como fin el silencio social y el miedo colectivo a la acción. El Estado español usa como medio la conocida “Ley Mordaza”, que sanciona administrativa y no judicialmente. Con esta ley se pueden sancionar conductas de resistencia pasiva como las sentadas. Según Joaquim Bosch «ahora las sanciones no son resueltas por un juez imparcial sino por un Gobierno que puede tener intereses políticos ante protestas sobre su gestión». Los seis meses posteriores a su aplicación, esta ley acumulaba la escandalosa cifra de 40.000 sanciones, una media de 30 personas al día. Además, esta eficacia totalitaria está enfocada en los desahucios, puesto que prevé multas de hasta 30.000 euros para aquellos activistas que desobedezcan o resistan pacíficamente. No hay que subestimar al poder, conocen las debilidades de la clase trabajadora y atacan. Atacan a los focos de nuestro futuro: atacan la cultura, a los músicos y los artistas; atacan la educación, a los profesores y los estudiantes; atacan a la prensa plural, a los periodistas y los medios que alumbran las cloacas del Estado; atacan al puesto de trabajo, depreciando la negociación colectiva y poniéndote la mordaza. Lo dicho anteriormente, «la estrategia del poder se basa en imponer penas económicas, violencia y miedo».

Y por qué no, resaltemos el término tortura, porque organismos como el Comité Europeo de Prevención de la Tortura (CPT) realizó una serie de informes en 2016 en los que se certificaban malos tratos en las detenciones y tras ellas, encontrando en las comisarías: palos, bates de béisbol, látigos y una cuerda/soga. Con ellos, se confirman interrogatorios de horas e, incluso, días sometidos a condiciones inhumanas. Pero lo mismo ocurre tras el proceso judicial, dónde encontramos casos como el maltrato ejercido por los funcionarios del centro penitenciario Brains I, en Barcelona, condenados recientemente.

Y otro de los complejos del sistema, una connivencia absoluta con el fascismo callejero. Les son necesarios esos imitadores de camisas pardas, porque provocan y calientan los futuros escenarios de intervención estatal. Cada vez más, los que para ellos son ultras, se despliegan por los barrios y el centro de las ciudades con su propaganda y poniendo en práctica su estrategia, la psicología de la violencia y el miedo. Hemos llegado a tal punto que los fascistas, los conservadores y los liberales convocan manifestaciones conjuntamente sin escándalo mediático. La unidad de España como excusa perfecta para reprimir estatalmente durante el día y usar a los fascistas como ariete por las noches. La líder de HSM afirmó que «su discurso se vertebra en torno a la unidad de España pero que la formación que rentabiliza su estrategia es el Partido Popular». Esta pauta se repite en el resto de Europa, donde el poder intenta desvincularse de las formaciones fascistas, pero gobierna con su programa en inmigración y en el ámbito territorial.

                          DNjspHtXcAAy39Y
        Ilustración de Eneko por la que ha sido despedido de “20Minutos” sin explicaciones.


La Justicia: cómo controlarla.

Anteriormente, hablamos de la represión y no mencionamos a la justicia, porque el control totalitario de los aparatos del Estado no concilia con la separación de poderes. La lista de jueces inhabilitados por distintos mecanismos judiciales es muy extensa, comenzando por el juez Garzón y pasando por todos aquellos que han tratado de investigar la corrupción política: juez Silva, juez Castro, juez Pablo Ruz, la jueza Alaya etcétera

Eliminados los obstáculos, el poder se hace con los aparatos del Estado y, uno a uno, con los aparatos judiciales. Desde su mayoría absoluta en 2011, el poder controla el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y desde ahí, han tomado la Audiencia Nacional con dos figuras de un alto calado conservador: Concepción Espejel y Enrique López. Además, una de sus figuras claves es la que ostenta la Fiscalía Anticorrupción, Manuel Moix, primer fiscal reprobado de la democracia. Se dice que todo este entramado está diseñado por Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal, otro de los dominios judiciales del poder. Y es que conocen y controlan los aparatos del Estado y, por tanto, el Estado son ellos.

Aun así, su manera de proceder a lo largo de la historia deja mucho que desear. La impunidad con la que actúan les deja al descubierto en cuanto se conocen casos como los papeles de Bárcenas o los papeles de Panamá, que alumbraron la profundidad de la corrupción que les sostenía, una corrupción con la que pagaron hasta la sede central de su partido. Esta afirmación de peso, ya se puede expresar sin problemas porque la fiscal anticorrupción, Concepción Sabadell, sentenció: «queda plena y abrumadoramente acreditada la caja B del Partido Popular». Por esta sentencia, se podría aplicar el artículo 520 del código penal para ilegalizar al partido en el Gobierno, pero tras analizar el control judicial que poseen, parece difícil. Mientras, peleas callejeras o una pintada en la pared pueden ser condenados como actos de terrorismo, como son el caso de Alsasua o el caso Nahuel.

De esta forma, el gobierno del Estado español se blinda ante las protestas y las luchas legítimas y democráticas de su pueblo. El presidente, Mariano Rajoy, preocupado por su marketing electoral enfocado en Venezuela afirmó en septiembre «lamentable la prohibición de salida a Lilian Tintori. Pueden encerrar a las personas, pero no a los ideales. Libertad para Venezuela». Mientras, el gobierno del Estado español interviene una Comunidad Autónoma, disuelve su parlamento y encarcela a su gobierno. La reflexión sigue siendo la misma, la legalidad es una cuestión de poder, no de justicia.

Cargas policiales en Catalunya el día del referéndum [1Octubre]

¹ Mario Guillamó. Ciencias Políticas, Universidad Pablo de Olavide (UPO) y director de Comunicación Política de la Gaceta de los Miserables.

sábado, 12 de mayo de 2018

Documentos del Partido Comunista de la India (Maoísta) traducidos al castellano (2004-2018)

Imagini pentru red de blogs comunistas
La Red de Blogs Comunistas (RBC), en su compromiso de dar a conocer y difundir la Revolución  Naxalita y la Guerra Popular de la India, ha venido traduciendo al castellano y recopilando en los últimos años los llamamientos y comunicados publicados por el Partido Comunista de la India (Maoísta), reunidos ahora en el siguiente documento, que abarca los años 2004 hasta la actuadidad, y que compartimos en esta entrada: