jueves, 13 de febrero de 2020

Represión contra el Independentismo Galego

Resultado de imagen de causa galiza

Hemos recibido el siguiente comunicado de CEIVAR referente a la represión que practica el Estado español en Galicia contra el independentismo:

Operación Jaro I 

El 31 de octubre de 2015 nueve personas, militantes o vinculad@s de alguna forma con la organización política independentista Causa Galiza, son detenidos por la Guardia Civil bajo la acusación de integración en banda armada y enaltecimiento del terrorismo. Sus detenciones se produjeron con gran seguimiento mediático, con las consecuencias que eso tiene para la intimidad de las personas y la presunción de inocencia, derechos fundamentales vulnerados de forma reiterada en este tipo de montajes policiales. Se l@s trasladó a Madrid excepto uno de ellos, al que por cuestiones médicas, pusieron el libertad. Las ocho militantes restantes pasaron tres días en dependencias de la Guardia Civil, y fueron puest@s en libertad tras prestar declaración ante el juez de la Audiencia Nacional, con medidas cautelares para tod@s ell@s, no pudiendo salir del Estado Espanhol. La organización política Causa Galiza fue ilegalizada durante un año; transcurrido ese período el juez retira esa medida cautelar y la organización retoma la actividad de nuevo. 

Operación Jaro II 

El 21 de junio de 2017 tres militantes de la organización anti-represiva Ceivar eran detenidas por la Guardia Civil, bajo la acusación de enaltecimiento del terrorismo, por su participación en diferentes actos solidarios con las presas y presos, pero destacando su asistencia y organización en el acto de recibimiento al expreso independentista Antom Santos, que había salido de prisión en el mes de mayo de ese mismo año. Las tres solidarias fueron trasladadas al cuartel de la Guardia Civil de Santiago de Compostela, donde se negaron a declarar, y son puestas en libertad con cargos pero sin pasar a disposición judicial. No les llaman a declarar hasta octubre del año 2019, más de dos años después, momento en que fiscalía se da cuenta de que no puede dar curso al escrito de acusación sin haber pasado las personas detenidas por el juzgado. Las tres militantes de Ceivar solicitaron poder declarar en el juzgado de Compostela por videoconferencia, cuestión que les es concedida pero no se les especifica ni día ni hora. Fueron avisados el propio día a las diez de la mañana de que tenían que presentarse a las doce en el juzgado. Las tres se niegan a declarar manifestando que sí querían hacerlo pero con previo aviso, dado que con dos horas de antelación no se puede preparar una declaración. El juez asiente y manifiesta su voluntad para hacer dicha declaración en las semanas siguientes, pero no volvieron a ser citadas. La organización Ceivar no fue ilegalizada ni en las diligencias de las tres detenidas aparecía reflejada como organización delictiva. 

Escrito de acusación 

En julio de 2019 fueron retiradas las acusaciones de pertenencia a banda armada a todas las personas afectadas en los dos procesos. No obstante, en noviembre de 2019 Fiscalía remite el escrito de acusación a las defensas con las acusaciones de cada una de las personas detenidas y la petición fiscal, que va desde los 4 a los 12 años de cárcel. Los delitos que se describen son tales como: portar banderas desde una plaza hasta el local de la organización, asistir al recibimiento de un preso que salió en libertad absuelto por la propia Audiencia Nacional, pegar carteles de la organización, organizar un recibimiento a otro expreso… 
Además, fiscalía solicita inhabilitaciones prácticamente de por vida y una multa económica de 12.000 euros para cada una de las personas detenidas

Os solicitamos estéis atentas y atentos a este proceso y a las movilizaciones que se llevarán a cabo en contra del mismo tanto en Galiza como en Madrid así como en apoyo a las 12 personas procesadas. 

Para más información: www.ceivar.org/ También nos puedes seguir en la cuenta @12_empe que facilita información diaria sobre esta farsa politico-judicial

lunes, 10 de febrero de 2020

Conflicto Sino-Indio años 50-60 por Anna Louise Strong

                   


Anna Louise Strong fue una fuente excepcional de información sobre el conflicto entre India y China de los años 50-60, azuzado por Estados Unidos, con el fin de perjudicar al poderoso país comunista. En Rusia, se convirtió en una defensora firme de la política bolchevique y, durante los juicios de los años 30, una contundente partidaria de estos, afirmando sin duda de que realmente había cómplices del nazismo alemán que intentaban perjudicar a la Unión Soviética y a la Revolución. 

En China publicó una serie de cartas sobre este país, donde explicaba a sus colegas norteamericanos el funcionamiento y los éxitos del maoismo. Durante ese tiempo, desarrolló una relación cercana con el liderazgo chino. En una entrevista con Mao Zedong ella discutió con él sus puntos de vista sobre el futuro. En ella Ann dio cuenta de la famosa caraterización del imperialismo como un „tigre de papel” por el líder chino: " Todos los reaccionarios son tigres de papel. Parecen temibles, pero en realidad no son tan poderosos. Visto en perspectiva, no son los reaccionarios sino el pueblo quien es realmente poderoso. En Rusia, antes de la Revolución de Febrero de 1917, ¿cuál de las dos partes era efectivamente poderosa? El zar era fuerte en apariencia, pero fue barrido de un solo soplo por la Revolución de Febrero. En última instancia, el poderío en Rusia estaba en los Soviets de obreros, campesinos y soldados. el zar no era más que un tigre de papel. ¿No se consideró un tiempo muy fuerte a Hitler? Pero la historia probó que era un tigre de papel. También lo fue Mussolini, también lo fue el imperialismo japonés. En cambio, la fuerza de la Unión Soviética y de todos los pueblos amantes de la democracia y de la libertad resultó mucho mayor de lo previsto. ". 

En RBC hemos traducido dos cartas escritas por la revolucionaria norteamericana, protagonista de primera mano de la Revolución Soviética y partidaria fiel del maoismo tras su visita a Pekin con el objeto de describir los logros de la Revolución china a los lectores de Estados Unidos, en las qu detalla cómo China evitó las artimañas del gobierno de Nehru, marioneta yankee, de provocar una gran guerra entre los dos gigantes asiáticos. 

Sin embargo, la diplomacia china consiguió lograr el apoyo de varios países asiáticos y africanos (como Pakistán, Nepal, Bután, Irak, Egipto o Siria...), desnudando las intenciones de provocar la guerra. Esa actividad política hizo que, finalmente, el gobierno de Nehru se viera obligado a firmar a regañadientes la paz, lo que fue una rotunda victoria diplomática, además de militar, por las escaramuzas del ejército indio que pudo detener con firmeza, de la China comunista de Mao.

Carta nº2 El conflicto fronterizo sino-indio: 31 de octubre de 1962

Queridos amigos,

Me escribís preguntándome por qué China está invadiendo la India. La respuesta es que China no está haciendo tal cosa. En realidad, todos los combates se han producido en territorio chino o en territorio tomado a China por parte de India desde 1950. Todas las invasiones han venido del lado indio. Pekín siguió pidiéndole a la India que negocie las fronteras, pero las tropas indias han seguido avanzando y tomando cada vez más territorio.
La llamada a la guerra proviene siempre de Nueva Delhi, la movilización, el "estado de emergencia", la petición a las mujeres de que entreguen sus joyas para comprar armas, los ataques a la embajada china y a la sede de los comunistas indios. En China no se han movilizado ni declarado el estado de emergencia, ni han hecho propaganda anti-india. En China existe un gran deseo de amistad con India y esfuerzos de negociación sobre la frontera. Solo cuando Nehru el 12 de octubre ordenó a las tropas indias que echaran a los chinos de las áreas en disputa y cuando el 20 de octubre las tropas indias llevaron a cabo una "ofensiva general masiva" en toda la frontera, las tropas chinas, que hasta entonces mantuvieron el alto el fuego, respondieron con un fuerte contraataque que las fuerzas indias no pudieron resistir.
Incluso entonces, el territorio sobre el que avanzaron los soldados chinos había sido de China hasta que India lo tomó por la fuerza en 1951. A la vez, cuando los chinos avanzaban para "recuperar" este territorio, el gobierno chino seguía enviando propuestas al gobierno indio, a todos los gobiernos de Asia y África y a todos los "pueblos amantes de la paz del mundo", para colaborar en las negociaciones de una frontera común y para "promover la amistad chino-india". China declaró que:
“China e India son grandes naciones con una gran responsabilidad en lograr la paz en Asia ... Que China e India crucen espadas al otro lado de sus límites es algo que el pueblo chino, su gobierno y los pueblos amantes de la paz del mundo no están dispuestos a soportar . Es inconcebible que el límite se decida por la fuerza. ¿Cuál es la razón de estos enfrentamientos sangrientos? China no quiere ni una pulgada de suelo indio”.
Luego, China hizo una triple propuesta para asegurar rápidamente la paz. Ofreció que:

a) Ambas partes declarasen su intención de establecer la frontera mediante negociación.

b) Ambas partes dejan de pelear y se retiraran a doce millas de la "línea de control real" y se alejen unas de otras para relajar la tensión.

c) Ambos primeros ministros se reúnan en Pekín o Delhi para negociar.

Esta propuesta de paz, enviada el 24 de octubre, ganó apoyo en la prensa de Asia y África, así como en los diarios Pravda e Izvestia de Moscú. Pero Nehru se negó rotundamente desde el primer día, calificando las propuestas de "engañosas y confusas". Exigió que las tropas chinas se retiraran primero a las posiciones que tenían el 8 de septiembre, antes de que se pudiera iniciar cualquier negociación.

El People's Daily respondió el 27 de octubre que la "línea de control" actual no era muy diferente de la del 7 de noviembre de 1959, cuando China propuso por primera vez la retirada conjunta de 12 millas para evitar enfrentamientos; si China hubiera avanzado aún más en algunos lugares, se podría haber regresado a las posiciones de 1959. Pero para China retirarse a las "posiciones del 8 de septiembre de 1962" sería "irrazonable", ya que esto supondría "legalizar" las incautaciones de territorio perpetradas por los avances bélicos de la India más allá de la frontera inicial. Estos incluyen:

a) 2.500 millas cuadradas (mi² )  del territorio tomado por India en el sector occidental.
b) El área de Wuje en el sector central.
c) El valle del río Kechilang y muchos otros lugares en el sector oriental que India había movido incluso más al norte de la línea McMahon.
Esta lista reveló con claridad la extensión del territorio tomado por la India desde 1959, y también dejó clara la magnitud de su derrota en los últimos diez días de octubre de 1962. Fue la India la que había estado tratando de cambiar la frontera por la fuerza durante tres años; y el intento había fallado rotundamente.

* * *

Echemos un vistazo a la zona real de batalla. Tomemos Tawang, el único lugar poblado de gran tamaño hasta el momento según las noticias de la guerra. Nueva Delhi lo llama una "ciudad india tomada por las tropas chinas después de una lucha desesperada el pasado 24 de octubre". Los guardias fronterizos chinos informan que entraron en el pueblo el 25 de octubre, encontrándolo "todavía en llamas",  pero que finalmente "restablecieron el orden". Los indios se habían ido la tarde anterior después de quemar suministros y algunos edificios y llevarse a algunos habitantes ... Pero ¿POR QUÉ estaban todos allí?
Tawang es una ciudad del Tibet, a unos 10,000 pies de altitud, en un área de montañas empinadas, bosques espesos, ríos violentos, con exuberantes pastos y buena tierra de cultivo en sus orillas. Dispone de un tribunal y de un monasterio. Su nombre es chino y significa "Gran Príncipe". Durante casi 300 años, desde que el Quinto Dalai Lama, nombrado por el Emperador chino como "Rey de la Ley en la Tierra Occidental de Buda", "unificó las tribus" alrededor de 1700, Tawang pagó impuestos a Lhasa y desde ahí se nombró a sus magistrados y jefes de monasterio ... Cuando hace once años las tropas indias tomaron Tawang en ataque sorpresa, el 7 de febrero de 1951, expulsaron o encarcelaron a los magistrados y expulsaron a un "Buda viviente" que se quejó a Lhasa de que lo humillaron y se llevaron el grano que se había recogido para los monasterios de Lhasa. India convirtió a Tawang en su fortaleza central hacia el Tíbet, construyendo un camino de aproximadamente 120 millas para conectarlo con la llanura india del sur  ¿Tawang es ahora una "ciudad india"? ¡Depende del punto de vista con el que se mire!
Nehru así lo defendió en base a una línea trazada en Delhi en un mapa en 1914 por un oficial británico llamado McMahon. Esta línea, ahora llamada con el nombre del inglés, arrancó alrededor de 35,000 mi² del Tíbet chino y se los dio a la India británica.  McMahon consiguió convencer a un enviado tibetano llamado Shatra para firmar su mapa. Shatra, que luego declaró que había sido sobornado, no tenía ninguna autoridad para regalar territorio. El mismo Dalai Lama repudió la línea; todos los gobiernos chinos desde entonces rechazaron la línea. Sir Henry Twynam, gobernador británico de Assam en 1939, escribió más tarde en el London Times, el 2 de septiembre de 1959, que "La Línea McMahon no existe y nunca existió".
Nehru usó este título contrahecho para ocupar el territorio en 1951. Primero se lo pidió a Lhasa, pero los notables tibetanos convocaron un consejo y se negaron con enfado. Nehru tenía prisa porque Lhasa estaba en aquel momento negociando un acuerdo con la nueva República Popular China, por el cual el Tíbet "volvería a la patria" e acogería al Ejército Popular de Liberación (EPL) como guardia en la frontera nacional. Entonces, la India se adelantó. Cuando el EPL llegó a la frontera a fines de 1951, las tropas indias se habían apropiado, en nombre de McMahon, unas 35,000 mi² del Tíbet chino. Así comenzó el problema de la frontera ...

La posición de China fue desde el inicio la de que la Línea McMahon es ilegal y que esperaba que India negociara una frontera común, y mientras tanto se ordenó a las tropas chinas que no cruzaran la Línea McMahon para evitar enfrentamientos con India. La posición de Nehru era la de que, hasta que China reconociera la Línea McMahon, no se podía comenzar ninguna negociación. Después de 1959, la India hizo nuevos reclamos en el elevado desierto de hielo y roca en el sector occidental de la frontera. Por la naturaleza y la ocasión de estas afirmaciones, que comenzaron después de que la rebelión de Lhasa de 1959 fracasara, parecía que la cuestión no era principalmente la frontera, sino el control del Tíbet, pues parecía que la India no solo deseaba heredar el interés especial de Gran Bretaña en esa área, sino que estaba siendo empujada por el largo brazo de un imperialismo más nuevo y más fuerte, el norteeamericano.

Durante tres años, la India construyó carreteras, envió tropas, estableció puestos militares, y en octubre de 1962 tenía ya 43 puestos militares en el desierto, donde ni el control británico ni el indio habían penetrado antes. Se habían posicionado alrededor y detrás de los puestos chinos que ya estaban allí, acosando a los guardias chinos, emboscando su transporte, rompiendo sus líneas de suministro. India también construyó puestos adicionales en el sector oriental de la frontera, tomando nuevas tierras incluso al norte de la Línea McMahon.

Contra todas estas agresiones, China tenía una política definida, que me explicó alguien que acababa de regresar de la frontera. Se ordenó a los guardias chinos que nunca dispararan el primer tiro, y que no respondieran a los hostigamientos, excepto para salvar sus vidas, que dejaran de disparar si el enemigo se detenía y que no lo persiguieran si el enemigo se retiraba. Intentaron así convencer a los soldados indios de que no querían luchar, sino ser amigos, y demostrar a las naciones vecinas que no buscaban la agresión, sino la paz. Debían hacerlo el mayor tiempo posible, pero si se trataba de una ofensiva general de la India, estarían listos para contratacar para echar a los agresores. Por supuesto, así se lo advirtieron a India.

"Así ocurrió también en octubre, cuando Nehru, el día 12, ordenó a sus tropas que echaran a todos los chinos, el 17 desatara una andanada de artillería que causó grandes bajas, y el 20 hizo comenzar una ofensiva general antes del amanecer a lo largo de la frontera. Los chinos los arrojaron de allí en una hora y derrotaron a las fuerzas indias en unos pocos días. Sin embargo, incluso cuando los agresores cruzaron por primera vez la Línea McMahon, siguieron haciendo un llamamiento a la negociación, a la paz y a la colaboración afroasiática para resolver el problema”.
Nehru volvió a negarse, pero las naciones afroasiáticas no lo hicieron. Las primeras respuestas vinieron de las naciones más cercanas, Nepal, Pakistán, Ceilán, donde la prensa comenzó a apoyar la "triple propuesta" de China. Le siguió la prensa de Camboya, Indonesia, Iraq, luego comenzaron las consultas gubernamentales para la mediación en El Cairo y Bagdad. Muy significativa fue la actitud de Bután, un pequeño estado semiindependiente, con solo 700,000 personas, cuya frontera es tan cercana a los combates más acalorados tanto que sus habitantes probablemente escucharon los disparos y estallidos en los combates. Sin embargo, el primer ministro de Bután, cuando fue convocado por Delhi, rechazó cualquier ayuda militar india y le dijo a los periodistas de Calcuta, en su camino de regreso a casa, que en Bután no había movilización, ni "estado de emergencia" y que no iban a sumarse a esta guerra ... La calma en Bután subrayó la histeria en la India.
Occidente ahora apoya a Nehru con armas para la guerra, que Washington intentará que se usen en la toma del Tíbet. Pero el pequeño Bután, con un asiento junto al ring en el que se combate, muestra fe en la fuerza no agresiva de China. La fe de Bután afectará a otras naciones asiáticas y africanas, ya que lo que se apoya es ayudar a China a hacer, no la guerra, sino la paz.

Suya,
  
Carta número 3. Pregunta actual: ¿Hacia dónde va la India? 10 de diciembre de 1962
Queridos amigos,
Acontecimientos sin precedentes en la historia tuvieron lugar en la frontera chino-india en los últimos días de noviembre. Las fuerzas chinas, denominadas "guardias fronterizos" en los lacónicos informes de Pekín, tan diferentes a los enfebrecidamente bélicos de Delhi, se extendieron en cuatro días, del 16 al 20 de noviembre, por la escarpada ladera del Himalaya, evitando y atrapando ejércitos indios que se extendían cientos de millas en la Agencia de la Frontera del Nordeste (NEFA). El pánico golpeó Tezpur, la base de guerra de la India en el Brahmaputra, mientras soldados, oficiales, autoridades y civiles eran arrastrados por la tormenta. La conmoción estalló en el Parlamento cuando Nehru anunció la caída de Walong, Se La, Bomdi La, últimas puertas hacia Assam. En dos días, al parecer, su gobierno podría caer. Air-India dejó en tierra todos los aviones, excepto una línea, de Bombay, y se preparó para salvar al personal británico de las plantaciones de té y yute de Assam, que representan una cuarta parte del comercio exterior de la India.
De repente, en la medianoche del 20 de noviembre, Pekín anunció que la lucha había terminado, que los chinos "cesarían el fuego" en veinticuatro horas y comenzarían el 1 de diciembre a retirarse de la montaña a las posiciones que tenían el 7 de noviembre de 1959, antes de que comenzaran los combates. Luego retirarían todas las patrullas armadas otros 20 kilómetros más atrás, para evitar otros enfrentamientos. En el espacio intermedio solo mantendrían a la policía con el fin de proteger a los habitantes de los bandidos. Habían ofrecido lo mismo muchas veces antes y esperaban que esta vez India aceptara hacer una retirada similar, de modo que las tensiones pudieran relajarse y se entablaran negociaciones para fijar la frontera común. Independientemente de si India lo hiciera o no, China dejaría de disparar y se retiraría unilateralmente, reservándose el derecho de legítima defensa si fuera atacada.
Nunca en la historia un ejército tan victorioso se había detenido después de tal victoria, declarando un alto el fuego y retirándose a las posiciones ocupadas antes del conflicto. A Nueva Delhi no se le ocurrió ninguna respuesta, excepto llamarlo un truco. La prensa occidental, asombrada, habló de la "mente oriental inescrutable". Entonces, Nehru se recuperó y exigió que China no se retirara a sus posiciones de 1959, sino a las posiciones del 8 de septiembre de 1962. Lo que esto significaba estaba claro cuando Pekín respondió, cortés pero firmemente, que la posición del 8 de septiembre era "inaceptable", porque sería "legalizar" todas las incautaciones de territorio por la India durante tres años, estableciendo así las posiciones apropiadas por Delhi tras lanzar sus ofensivas recientes. Tales posiciones ni eran "razonables" ni respondían al interés de la paz. Las posiciones de 1959, antes de que India avanzara e iniciara el ataque, eran "razonables, propicias para la paz y preservaban la igual dignidad de ambos lados".
Así quedó claro para todos que entre el 7 de noviembre de 1959 y el 8 de septiembre de 1962, la India había tomado por la fuerza de las armas unos 4.000 kilómetros cuadrados. del territorio de China, y China lo había recuperado en cuestión de días.
Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania Occidental, Australia ofrecieron armas a la India, alentando la idea de una guerra muy, muy larga. Las naciones afro-asiáticas de Bandung acogieron con prontitud la oferta del alto el fuego y comenzaron a instar a negociaciones para una paz muy larga.
Entonces la pregunta era: ¿De qué lado estaría la India?
Esta espectacular llamada al alto el fuego, que Occidente definió como "inescrutable", le pareció a Pekín la única forma que quedaba de proclamar al mundo, especialmente a la India y las naciones afroasiáticas la evidencia de que: "¡No queremos la guerra! ¡ No queremos la victoria! ¡No queremos una pulgada de suelo indio! Queremos una frontera pacífica y la amistad con la India. Esto no se puede lograr luchando, sino solo mediante un acuerdo mutuo en el que ambas partes negocien con igualdad y dignidad". ¿China tuvo que bajar toda la pendiente del Himalaya para decir esto? ¡Parece que lo hizo!  Muchas veces, en tres años, solicitó el alto el fuego y la retirada de las tropas; India siempre se negó. China incluso esperó tres semanas en Tawang, cerca de la cima de la ladera, y nuevamente solicitó la retirada. India declaró una nueva ofensiva con nuevas armas estadounidenses. Entonces China tuvo que dispersar a ese ejército indio que le había acosado durante tres años. Lo hizo echándolos de la ladera del Himalaya, de los 90,000 kilómetros cuadrados del territorio que India incluye en NEFA pero que ya era territorio chino hasta que fue conquistado por la fuerza por Delhi en 1947-51. China calificó esa incautación de ilegal, pero mantuvo la frontera pacífica sin cruzar la nueva frontera impuesta por India. Pero en 1959, India hizo más reclamaciones de territorio, otros 33,000 kilómetros cuadrados, de un desierto helado en la frontera occidental, llamado Aksai Chin, "Desierto de piedra blanca de China", que contiene la única ruta entre Sinkiang y el Tíbet. India nunca en la historia lo había poseído y no lo iba a utilizar salvo para bloquear el camino de China hacia el Tíbet. 
          
Durante tres años, 1959-62, las tropas indias avanzaron en esta área y establecieron 43 puestos armados, rodeando los puestos fronterizos de China, cortando sus líneas de suministro y hostigando a los guardias fronterizos. China protestó con notas diplomáticas, pero retuvo su fuego.  India siguió adelante. Finalmente, el 20 de octubre de 1962, India lanzó una ofensiva general masiva para expulsar a todos los chinos. China hizo dos contraataques y expulsó a los indios. Luego la misma China rechazó los frutos de la victoria y regresó a donde todo había comenzado, volviendo al alto el fuego, a la retirada a las líneas iniciales y la negociación. Si esta vez la India se niega nuevamente, al menos el mundo sabrá quién fue quién pidió la paz. Tras esta dramática victoria y sorprendente retirada, todos miran a la frontera y se preguntan de qué se trata en realidad. También ha destapado el protagonismo de Estados Unidos en el conflicto y llama a los afroasiáticos a intentar ayudar en la consecución de la paz.
        Los amigos estadounidenses hacen preguntas amistosas y cínicas:
1) ¿POR QUÉ China lucha por todo esa masa de hielo y roca?
2) ¿Necesita China una guerra armada para construir la moral en casa?
3) ¿No acaba de lanzar China a India al regazo de Estados Unidos?
1) La lucha NO es por hielo y roca y no por una más favorable frontera. Es por el control del Tíbet. La naturaleza de las demandas y ataques de la India lo han demostrado; la orden de Nehru del 12 de octubre para eliminar por completo a los chinos de la zona fue la prueba final. Estados Unidos, como Gran Bretaña antes, busca a través de la India el control de ese techo estratégico del mundo. China no puede cederle a India a los tibetanos que alguna vez fueron siervos y ahora son libres; tampoco puede permitir que Estados Unidos complete el cerco de China mediante el control de la alta meseta del Tíbet.
2) India, no China, necesita una guerra para construir la moral. China trató de evitar esta guerra. Cuando tuvo que luchar, lo hizo tan rápido, eficaz y económicamente como pudo, sin movilizarse, manifestarse o regodearse, sin ni siquiera usar la palabra "victoria". Los "guardias fronterizos", con algo de apoyo, hicieron el trabajo; el resto de China se concentró en su economía, que sigue adelante.

3) India ya estaba "en el regazo de Estados Unidos", pero ahora el mundo lo sabe. La ayuda otorgada a la India por los Estados Unidos y los fondos controlados por ellos en los últimos diez años (ver "Ayuda extranjera" de la Administración de Cooperación Internacional de los Estados Unidos) promedió solamente $ 105.2 millones al año durante los primeros seis años mientras la India era neutral; luego, desde mediados de 1956 hasta 1959, cuando se movió hacia la derecha, India recibió $ 645.5 millones anuales. Ahora, durante los tres últimos años, 1959-62, en los que se esfuerza en luchar contra China, recibe un promedio de $ 1,290.8 millones al año. ¿Nehru ya no es un "agente libre"? ¿O está obligado a sus acreedores?
La acción de China obliga a la pregunta:
¿India elegirá ahora la paz o está obligada a la guerra?
A pesar de que las armas y la ayuda militar de todas las naciones de la OTAN y de la OTSA (La Organización del Tratado del Sudeste Asiático) llegan a la India, tentándola a una guerra muy larga, el acto de China ha reunido a las naciones afroasiáticas para trabajar por la paz. Mientras escribo estas palabras, seis naciones se reúnen en Colombo para buscar la paz entre China e India.  Quieren a India como socio antiimperialista de Bandung, no un ejemplo de "asiáticos que luchan contra asiáticos" para el beneficio de Washington.
* * *
Mientras tanto, los guardias fronterizos chinos se retiran de las laderas invernales del Himalaya hacia las posiciones que tenían en 1959. De manera constante, liberan a los prisioneros indios enfermos y heridos en manos de la Cruz Roja India antes de partir. Los reporteros de Hsinhua ven como los "prisioneros" se despiden y dan las gracias a sus médicos chinos, pero a la prensa occidental no se le permite entrevistarlos cuando llegan a Tezpur.
Conmovedoras historias provienen de las despedidas de los habitantes locales, pocos de los cuales son indios por nacionalidad o tienen algún cariño por las tropas indias. Una de esas historias es de Walong, en el extremo oriental de la zona en disputa, cerca de Birmania. "A partir del 30 de noviembre, los guardias fronterizos limpiaron las casas donde se habían alojado durante once días, sacaron agua y recogieron leña para los dueños de las casas. En S. dejaron 40 paquetes de té para pagar la mano de obra en un puente dañado por los enfrentamientos". En Ch. habían reconstruido casas de gente pobre que los soldados indios quemaron; antes de que los chinos se fueran ayudaron a la gente a mudarse a sus nuevas casas y obtuvieron leña para ellos. La gente dijo: 'Nunca los olvidaremos, tan amables como ¡Buda!'
"Temprano en la mañana, la gente local, a menudo familias enteras, esperaban en el camino para despedirse. En una aldea de quince familias, todos caminaron con los guardias hasta el río, ayudando a sus viejos y guiando a sus hijos; luego todos se despidieron cuando los guardias cruzaron. Decenas de campesinos trajeron plátanos y papas y los metieron en los bolsillos de los guardias. En Walong, donde los guardias reconstruyeron muchas casas incendiadas, algunas personas les dijeron: 'No tenemos un lenguaje escrito para registrar sus amabilidades, pero se los transmitiremos a nuestros hijos de generación en generación. "
Pocos en Occidente creerán estas historias; las registro aquí para esos pocos. En China, tales actos de solidaridad y ayuda a los pobres se conocen como tradición del Ejército Popular de Liberación. Ahora estos actos también se han realizado en India. ¿Pero es esta la India? ¿O es China? Es la tierra en disputa. Dondequiera que se establezca la frontera, sus pueblos serán "hermanos asiáticos" para el EPL.
Esta es la única victoria que se llevan con ellos del territorio que reclaman y ganaron, pero que no obtendrán a menos que sea a través de una negociación de paz.
Suya,
Anna Louise Strong

P.D. La conferencia de Bandung fue una reunión de Estados asiáticos y africanos, la mayoría de los cuales acababan de acceder a la independencia. Fue organizada por los grandes líderes independentistas: Gamal Abdel Nasser, presidente de Egipto; Jawaharlal Nehru, de India, y Sukarno, jefe de Estado de Indonesia, además de los líderes de PakistánBirmania y Ceilán. Estos últimos cinco países asiáticos invitaron a otros veinticinco a participar en la conferencia.

domingo, 10 de noviembre de 2019

Nota ante el fallecimiento del camarada Quibian

Imagini pentru RED DE BLOGS COMUNISTASRecibimos con dolor la noticia del fallecimiento del camarada Quibian, miembro fundador de la Red de Blogs Comunistas (RBC) hace cinco años, como representante del Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Panamá, revolucionario coherente y firme en su lucha por los derechos de la clase trabajadora y campesina panameña, americana e internacional, querido y respetado por los suyos y sus compañeros de lucha como un hermano o un padre.

Su compromiso por la la paz y su entrega a la lucha por el Socialismo le convirtió en maestro de la juventud panameña, ejemplo para los revolucionarios de toda América y activista a tiempo completo en pro de la unidad internacional de los partidos comunistas, desde sus convicciones maoístas y antirevisionistas, pero sin caer en sectarismos ni cerrazón, no serán jamás olvidados y servirán de inspiración a todos aquellos que aspiran, se organizan y luchan por el final de toda explotación y la ruptura de todas las cadenas.

!Camarada Quibian! !Qué la tierra te sea leve! !Tú lucha será la nuestra hasta la victoria final! !Arriba los pobres del mundo! !Trabajadores del mundo, uníós!

lunes, 14 de octubre de 2019

Sobre el Desarrollo a la Manera de Espiral


La Red de Blogs Comunistas ha decidido por su interés difundir el artículo "Sobre el Desarrollo a la Manera de Espiral" que nos describe el proceso de formación del conocimiento y la experiencia, así como de la causa de los altibajos en la revolución y de las razones de los recodos y obstáculos que ésta sufre.

Dicho artículo ha sido publicado por los naxalitas en una de sus revistas y traducida del inglés al castellano por Revolución Obrera (órgano de prensa del partido colombiano UOC mlm). A continuación pueden leerlo junto con una breve introducción de Revolución Obrera.

Entregamos a nuestros lectores otro artículo de la Revista People’s War – Guerra Popular No. 15 de junio de 2019, Órgano Teórico del Comité Central del Partido Comunista de la India (maoísta); una edición especial con motivo del 50 Aniversario del Partido y el 70 Aniversario de la Revolución China.

Es un importante documento que contribuye a la lucha contra las ideas metafísicas y aporta elementos para enfrentar ideas erróneas que ahora mismo obstaculizan el avance de la revolución; por ejemplo, la idea defendida por Avakian sobre la inexistencia de la ley de la negación de la negación en dialéctica, la ley que indica la dirección del movimiento, el determinismo del movimiento de la materia, que se desarrolla a la manera de espirales, compartida por varios partidos y organizaciones maoístas; así como desviaciones que obstruyen la lucha por la unidad de los Marxistas Leninistas Maoístas en una nueva Internacional Comunista por cuanto distorsionan la lucha de dos líneas (o solo lucha o solo unidad) negando la dialéctica de la unidad-lucha-Unidad que lleva implícita la necesidad de partir de la unidad existente para alcanzar, mediante la lucha, un nivel superior de Unidad.

En la Propuesta de Formulación de una Línea Para la Unidad del Movimiento Comunista Internacional, presentada por la Unión Obrera Comunista (mlm) a consideración de los marxistas leninistas maoístas, se afirma:

Como parte de esa “nueva cosmovisión” o “nueva síntesis”, se esgrime la teoría antimarxista sobre “la Contradicción como única ley de la dialéctica”, que desecha de tajo la Ley de la Negación de la Negación tras señalarla como un error de Engels, y tergiversa a Lenin y a Mao quienes concibieron la Ley de la Contradicción como “el núcleo de la dialéctica” y la Ley “más fundamental de la dialéctica”. La teoría de la Contradicción como “única ley de la dialéctica”

1, fue pregonada desde hace tiempo por los revisionistas2, no es un invento original del revisionismo post-MLM que la ha tomado directamente de la sofistería burguesa sobre el indeterminismo y de los ataques pequeñoburgueses contra el determinismo marxista.`1`En Colombia se ha discutido esta cuestión, donde el avakianista Grupo Comunista Revolucionario –GCR- ha sido uno de sus más acérrimos defensores.
`2` También en los años 60 del siglo XX, los marxistas leninistas refutaron el mismo artificio de pretender desautorizar a Engels con Mao, en cuanto a la ley dialéctica de la negación de la negación. Cfr. Mao Tse-Tung’s Contribution to Marxism-Leninism — N. Sanmugathasan. Liberation Vol. 1, No. 2 [Dec. 1967, published by the Communist Party of India (M-L)]


Sin lugar a dudas, este escrito de Hung Yu y rescatado por los camaradas del Partido Comunista de la India (Maoísta) es otra contribución imperecedera de la Gran Revolución Cultural Proletaria.

La traducción al español es responsabilidad de Revolución Obrera.


LA HISTORIA SE DESARROLLA EN ESPIRALES

(Entregamos aquí un artículo de Peking Review #43, 25 de octubre de 1974, escrito por Hung Yu. Esta es una traducción ligeramente abreviada de un artículo en Hongqi [Red Flag] # 10, 1974. Al final del artículo se escribió que el camino revolucionario del camarada Mao fue producto de la integración del marxismo-leninismo a las condiciones concretas de la Revolución China. Pero nuestro partido entiende esto según el Noveno Congreso del Partido Comunista Chino, que dijo que el Presidente Mao ha integrado la verdad universal del marxismo-leninismo con la práctica concreta de la revolución, ha heredado, defendido y desarrollado el marxismo-leninismo en las esferas política, militar, económica, cultural, filosófica y de otro tipo, y ha llevado al marxismo-leninismo a una nueva y superior etapa. En el momento de la publicación del artículo, había dos líneas en lucha – Consejo Editorial).

La República Popular China ha recorrido triunfalmente un camino militante durante 25 años.

Bajo la dirección de la línea revolucionaria del Presidente Mao durante el último cuarto de siglo, nuestro Partido, al unir a los pueblos de todas las nacionalidades de nuestro país y superar todo tipo de dificultades, ha rechazado los repetidos ataques de los enemigos de clase dentro y fuera del país y ha obtenido grandes victorias en la revolución socialista y la construcción socialista. En particular, en los últimos 25 años nuestro Partido ha vivido cuatro grandes luchas entre ambos, en las que las conspiraciones antipartido de Kao Kang y Jao Shu-shih, Peng Teh-huai, Liu Shao-chi y Lin Piao, jefes de las líneas oportunistas, han sido desenmascaradas y aplastadas, asegurando así que nuestro país avance por el camino del socialismo. La Gran Revolución Cultural Proletaria de los últimos ocho años atestigua la corrección de la tesis y la política del presidente Mao sobre la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado; ha aumentado aún más nuestra comprensión de las leyes que rigen la lucha de clases en el período de la revolución socialista. La práctica de nuestra revolución socialista y de la construcción socialista ha testificado una y otra vez esta verdad: la revolución avanza invariablemente por un camino en zigzags, superando incesantemente todo tipo de obstáculos y obstrucciones. Las cosas nuevas reemplazarán a las viejas y las fuerzas revolucionarias prevalecerán sobre las 

En su obra Karl Marx, Lenin hizo una vívida y científica generalización sobre la ley del desarrollo de las cosas, describiéndola como “un desarrollo que procede, por así decirlo, en espirales, no en línea recta”. En muchas de sus obras importantes, el Presidente Mao ha expuesto y elaborado incisivamente este brillante pensamiento de Lenin. El Presidente Mao ha señalado: “Los eventos tienen sus giros y no siguen una línea recta”. (Sobre la guerra prolongada). Reflexionando sobre la ley del desarrollo de la lucha de clases, ha dicho: “Provocar disturbios, fracasar, provocar disturbios de nuevo, fracasar de nuevo, y así hasta la ruina: ésta es la lógica de los imperialistas y de todos los reaccionarios del mundo frente a la causa del pueblo, y ellos no marcharán nunca en contra de esta lógica. Esta es una ley marxista”. “Luchar, fracasar, luchar de nuevo, fracasar de nuevo, volver a luchar, y así hasta la victoria: ésta es la lógica del pueblo, que tampoco marchará jamás en contra de ella. Esta es otra ley marxista”. (Desechar las ilusiones, prepararse para la lucha). Esta enseñanza del Presidente Mao señala los dos resultados diametralmente diferentes para los imperialistas y reaccionarios por un lado y para el pueblo revolucionario por el otro; también señala que es inevitable un curso tortuoso de desarrollo en la lucha entre las fuerzas revolucionarias y las fuerzas contrarrevolucionarias. La interrupción y el fracaso de los contrarrevolucionarios y el fracaso y el éxito del pueblo revolucionario son dos aspectos que están interrelacionados y pueden transformarse el uno en el otro. La aparición alterna de estos dos aspectos en el curso de la lucha revolucionaria es una manifestación concreta de la ley del desarrollo en espiral.

¿Por qué las cosas se desarrollan en espirales? Porque en cada cosa hay una contradicción entre lo nuevo y lo viejo, y los dos aspectos de la contradicción están unidos y al mismo tiempo opuestos entre sí, impulsando así el desarrollo de las cosas. El curso de desarrollo de las cosas de una etapa inferior a una etapa superior es aquella en la que las cosas nuevas se desarrollan a través de la continua derrota de las viejas. Para conquistar lo viejo y reemplazarlo, una cosa nueva está destinada a encontrar una fuerte resistencia de lo viejo; sólo por medio de repetidas y feroces luchas puede la nueva cosa crecer en fuerza y elevarse al predominio, y sólo así la vieja cosa puede ser debilitada y forzada a perecer gradualmente. Por lo tanto, a pesar de que la dirección general del desarrollo de las cosas es un movimiento hacia adelante de una etapa inferior a una etapa superior, no puede avanzar en línea recta. El fenómeno inevitable en el proceso real de desarrollo es que hay giros y vueltas de diverso grado en un momento u otro. El Presidente Mao ha dicho: “Como cualquier otra actividad en el mundo, la revolución siempre sigue un camino tortuoso y nunca recto”. (Sobre las tácticas contra el imperialismo japonés). Esto se debe a que hay un proceso de desarrollo para que las fuerzas revolucionarias crezcan y para que las fuerzas contrarrevolucionarias perezcan, y no es posible que las primeras derroten y aniquilen completamente a las segundas de la noche a la mañana. Esto también se debe a que la cognición de las leyes objetivas, el salto del reino de la necesidad al reino de la libertad, requiere un proceso de acumulación de experiencia, de sin experiencia a tener experiencia, de menos experiencia a más experiencia. Solo mediante comparaciones repetidas entre experiencias positivas y negativas se puede lograr una comprensión correcta de la ley del desarrollo de la revolución y aplicar conscientemente esta ley para cumplir las tareas revolucionarias.

El desarrollo en espiral solo se aproxima a una serie de círculos, pero cada ciclo no es una simple repetición del anterior y no regresa a donde comenzó. Como resumió el presidente Mao: “con cada ciclo, el contenido de la práctica y del conocimiento se eleva a un nivel más alto”. (Sobre la práctica) Superficialmente, los reveces y los zigzags parecen salirse del camino correcto, pero en realidad cada vez que se retrocede o se supera un giro, invariablemente se acompaña de una victoria y un progreso, lo que lleva la cosa a una nueva etapa. En comparación con la etapa anterior, cada nueva se lleva a un plano comparativamente más alto y de ninguna manera regresa al lugar original. La unidad de los opuestos, la progresividad y la tortuosidad del desarrollo de las cosas, constituyen el complicado movimiento en espiral. El punto de vista de que las cosas se desarrollan en línea recta niega la naturaleza tortuosa del desarrollo de las cosas, y el punto de vista de que las cosas se mueven en círculo niega la naturaleza progresiva del desarrollo de las cosas; ambos niegan la unidad dialéctica de la naturaleza progresiva y tortuosa, y conducirán inevitablemente al atolladero metafísico.

La historia del desarrollo de la sociedad humana en los últimos miles de años es una historia de desarrollo en espiral llena de vueltas y revueltas. Las revoluciones en el pasado, ya sea el reemplazo del sistema esclavo por el sistema feudal, o el reemplazo del sistema feudal por el sistema capitalista, involucraron docenas o cientos de años de luchas repetidas y tortuosas centradas en el progreso y el retroceso, la restauración y la contra-restauración. Dado que el reemplazo de un sistema de explotación por otro sistema de explotación implicó un proceso de desarrollo, la revolución socialista en la que el socialismo triunfa sobre el capitalismo y en la que la eliminación definitiva del sistema de explotación y de las clases es su objetivo, no será de ninguna manera una tarea fácil. Las luchas involucradas serán más tortuosas y prolongadas que las de cualquier revolución anterior y hay que hacer grandes esfuerzos. Las luchas involucradas serán más tortuosas y prolongadas que las de cualquier revolución anterior y se deben realizar enormes esfuerzos. El presidente Mao nos ha enseñado: “Todo lo que sea nuevo tiene que crecer en medio de dificultades y vicisitudes. No es más que una ilusión el creer que la causa del socialismo es como navegar siempre viento en popa, empresa de éxito fácil en la que no se tropieza con dificultades, ni se sufre vicisitudes ni se requiere inmensos esfuerzos”. (Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo). El presidente Mao dijo esto en 1957. La práctica en los últimos 17 años ha aumentado enormemente nuestra comprensión de este punto de vista. Después de la toma del poder político por el proletariado, las clases reaccionarias derrocadas se niegan a aceptar su derrota. Están obligadas a salir a participar en sabotajes y disturbios para recuperar su “paraíso” perdido y buscar agentes en las filas del Partido Comunista como sus representantes políticos para organizar su regreso. Además, la revolución socialista en el ámbito de la superestructura será más ardua que antes debido a los miles de años de influencia de las ideas tradicionales de las clases explotadoras. Tomará un período de tiempo considerablemente largo decidir la cuestión de quién triunfará, el proletariado o la burguesía, en las esferas política e ideológica. La lucha de clases y la lucha de dos líneas en casa siempre se coordinan con la lucha de clases en el extranjero. Las clases domésticas enemigas están obligadas a trabajar mano a mano con los imperialistas y socialimperialistas y causar problemas cada vez que tengan la oportunidad de hacerlo. Por lo tanto, después de la toma del poder político, el proletariado se enfrenta a la difícil tarea de fortalecer la dictadura del proletariado, consolidar la alianza obrero-campesina, unir a los pueblos de diversas nacionalidades y persistir en continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado. Queda mucho trabajo por hacer. El proletariado debe resumir las experiencias positivas y negativas en las luchas prolongadas y repetidas y continuar profundizando su comprensión de la ley de la revolución socialista y la construcción socialista. Solo así podrá superar las dificultades y las obstrucciones en el camino del avance, derrotar a la burguesía y a todas las demás clases explotadoras y realizar el comunismo.

Curso del desarrollo en zigzag de la causa socialista de China

Nuestra causa socialista en los últimos 25 años se ha desarrollado a lo largo de un curso zigzagueante en la lucha entre las dos clases, los dos caminos y las dos líneas. En la Segunda Sesión Plenaria del Séptimo Comité Central del Partido Comunista Chino en 1949, el presidente Mao señaló claramente las principales contradicciones nacionales e internacionales en el período de la revolución socialista y previó la naturaleza prolongada y compleja de la lucha entre el proletariado y la burguesía. De esta manera, trazó una línea correcta y estableció los pasos básicos y varios principios y políticas para la transición de la revolución de nueva democracia a la revolución socialista.

En los años inmediatamente posteriores al nacimiento de la Nueva China, el Partido dirigió al pueblo de todo el país en la rehabilitación de la economía nacional y en la realización de los movimientos san fan y wu fan (el movimiento contra los tres males -la corrupción, el despilfarro y la burocracia- y el movimiento contra los cinco males -soborno de los trabajadores del gobierno, evasión de impuestos, robo de la propiedad del Estado, engaño de los contratos del gobierno y robo de información económica para la especulación privada-). Propone la línea general para la industrialización socialista y la transformación socialista de la agricultura, la artesanía y la industria y el comercio capitalistas, y pone en marcha el Primer Plan Quinquenal (1953-57) para la construcción socialista. El vigoroso desarrollo de la revolución y la construcción socialista llenó de alegría y júbilo al pueblo de todo el país, pero al mismo tiempo provocó un odio y un miedo amargo por parte de los enemigos de clase en el país y en el extranjero.

Los arribistas burgueses Kao Kang y Jao Shu-shih, que se habían metido en el Partido en una alianza antipartido, llevaron a cabo actividades conspirativas, tratando en vano de dividir a nuestro Partido, usurpar el poder supremo del Partido y el Estado y obstruir el avance del socialismo. El Presidente Mao condujo a todo el Partido a exponer y destruir a tiempo la alianza antipartido Kao-Jao y reunió a todos los militantes del Partido y al pueblo de todo el país para lograr un resurgimiento de la transformación socialista de la propiedad de los medios de producción.

La burguesía, sin embargo, no aceptó su derrota. Aprovechando la campaña de rectificación de 1957, lanzó otro ataque furioso contra el Partido. Esto demostró plenamente que, sólo con la revolución socialista en el frente económico, el sistema socialista bajo la dictadura del proletariado aún no era seguro y que era imperativo llevar a cabo una revolución socialista a fondo en los frentes político e ideológico. Bajo la dirección de la tesis del presidente Mao sobre la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado, la nación inició una vigorosa lucha para derrotar a los derechistas burgueses y rechazó una vez más los ataques frenéticos a gran escala de la burguesía, dando así un gran impulso al rápido desarrollo de la revolución y la construcción socialista.

Tras resumir las experiencias, tanto positivas como negativas, de la construcción socialista en el país y en el extranjero, el presidente Mao propuso la línea general de “apuntar alto y hacer todo lo posible por lograr mayores, más rápidos, mejores y más económicos resultados en la construcción del socialismo”. De ahí la excelente situación marcada por el gran salto adelante en la economía nacional y el establecimiento de las comunas populares en 1958. Pero la lucha en las esferas política e ideológica siguió siendo muy intensa. En el Encuentro de Lushan de 1959, la camarilla antipartido de Peng Teh-huai salió al campo, atacando frenéticamente la línea general, el gran salto hacia adelante y la comuna popular en un esfuerzo inútil por dividir a nuestro Partido y frenar la avalancha de socialismo. El Presidente Mao dirigió a todo el Partido para que se enfrentara a la embestida y aplastara a la camarilla oportunista de la derecha de Peng Teh-huai, cuyas conspiraciones fracasaron.

Con la profundización diaria de la revolución socialista, la camarilla renegada Liu Shao- chi se volvió loca llevando a cabo actividades contrarrevolucionarias. Durante el período en que China tuvo dificultades económicas temporales debido a tres años sucesivos de desastres naturales y sabotaje por parte de la camarilla renegada revisionista soviética, Liu Shao-chi y sus seguidores proclamaron abiertamente y empujaron la línea revisionista de san zi yi bao (la extensión de parcelas para uso privado, la extensión de los mercados libres), el aumento de las pequeñas empresas con responsabilidad exclusiva por sus propias ganancias o pérdidas, y la fijación de cuotas de producción basadas en los hogares individuales) y de san he yi shao (la liquidación de la lucha contra los imperialistas, los reaccionarios y los revisionistas modernos, y la reducción de la asistencia y el apoyo a las luchas revolucionarias de los pueblos de varios países). No escatimaron esfuerzos en sus actividades criminales para restaurar el capitalismo en las esferas política, ideológica y económica.

En la Décima Sesión Plenaria del Octavo Comité Central de nuestro Partido en septiembre de 1962, el Presidente Mao resumió la experiencia histórica de la dictadura del proletariado en el país y en el extranjero, presentó de manera más completa la línea básica del Partido para todo el período histórico del socialismo y lanzó el gran llamado: “Nunca olvidar las clases y la lucha de clases”. Inmediatamente después, el presidente Mao inició el movimiento de educación socialista a escala nacional, criticó la línea burguesa reaccionaria de Liu Shao-chi que era de “izquierda” en su forma pero de derecha en esencia, puso en marcha la revolución en la ópera de Pekín y otros campos culturales y artísticos, y lanzó la crítica de Hai Jui, despedido de su cargo (una mala ópera diseñada para revertir el veredicto contra los oportunistas de derecha), inaugurando así la gran revolución cultural proletaria.

Los reveses y los zigzags de las luchas de la Gran Revolución Cultural Proletaria fueron aún más conmovedores. Bajo la dirección del Presidente Mao, todo el Partido y el pueblo de todo el país, habiendo roto todo tipo de obstáculos y atravesado arduas luchas, finalmente aplastó el cuartel general burgués con Liu Shao-Chi como su cabecilla. Pero la lucha no terminó allí.

El arribista y conspirador burgués Lin Piao, que “se alojó por un tiempo” en el Partido, saltó para continuar las actividades contrarrevolucionarias de Liu Shao-chi. Negó la Gran Revolución Cultural Proletaria, atacó las nuevas cosas socialistas y conspiró para lanzar un golpe de estado armado contrarrevolucionario, subvertir la dictadura del proletariado y restaurar el capitalismo, todo en un vano esfuerzo por volver a convertir la Nueva China socialista en la China semifeudal y semicolonial de antaño. Con profunda perspicacia, el Presidente Mao vio todo esto y condujo a todo el Partido a desenmascarar a tiempo a la camarilla antipartido de Lin Piao y a aplastar sus maquinaciones contrarrevolucionarias para restaurar al capitalismo siguiendo el precepto de Confucio de “contenerse y volver a los ritos”.

El propósito del actual movimiento de profundización de la crítica a Lin Piao y Confucio es precisamente repudiar a fondo a la camarilla antipartido de Lin Piao y su línea revisionista, criticar las doctrinas de Confucio y Mencio, la ideología de las clases reaccionarias decadentes promovidas por Lin Piao, consolidar y desarrollar los tremendos logros de la Gran Revolución Cultural Proletaria y fortalecer aún más la dictadura del proletariado. La experiencia histórica ha demostrado que todas y cada una de las victorias en la causa socialista se han obtenido a través de repetidas luchas. La revolución socialista en los días venideros, como en el pasado, avanzará a lo largo de un curso en espiral en la lucha de clases y la lucha entre las dos líneas.

Superar el punto de vista metafísico del desarrollo de la historia en línea recta

Para observar y analizar la situación de la lucha revolucionaria desde el punto de vista de que la historia se desarrolla en espirales, es necesario eliminar el punto de vista metafísico que sostiene que la historia se desarrolla en línea recta. Señaló Lenin: “El conocimiento del hombre no es (respectivamente, no sigue) una línea recta, sino una línea curva, que se aproxima infinitamente a una serie de círculos, a una espiral”. (En torno a la cuestión de la dialéctica). En la lucha de clases, mirar los problemas en línea recta significa “todo lucha y ninguna alianza” o “todo alianza y ninguna lucha”. Según las directrices del Presidente Mao y a la luz de la experiencia histórica de nuestro Partido, el Décimo Congreso del Partido nos recordó una vez más la necesidad de oponerse e impedir estos dos tipos de unilateralidad. Si uno no sabe que hay altibajos, tensión y relajación en el curso de la lucha y que el proceso de alianza involucra luchas contra cosas reaccionarias, tendencias divisorias e ideas erróneas, uno no entiende la ley del desarrollo en espiral. El Presidente Mao señaló en el período de la Guerra de Resistencia contra Japón: “Hoy, nuestra política de frente único nacional antijaponés no es ni de mera alianza sin lucha, ni de mera lucha sin alianza, sino que combina la alianza y la lucha”. (A propósito de nuestra política). Para dirigir cualquier gran lucha de clases y lucha de dos líneas hacia la victoria, es esencial tener una buena comprensión sobre esta política marxista. La fórmula “unidad-crítica-unidad” se ajusta a la ley del desarrollo en espiral y es un método importante para resolver correctamente las contradicciones en el seno del pueblo. Estas contradicciones y las que existen entre nosotros y el enemigo son dos tipos diferentes de contradicciones. El conocimiento que tienen las diferentes personas entre el pueblo no siempre es el mismo, pero pueden unirse sobre la base del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung a través de la crítica o la lucha y al distinguir lo correcto de lo erróneo en asuntos de línea. Y sólo logrando la unidad se puede implementar la línea correcta y superar la línea errónea. Negar la existencia de contradicciones en el pueblo y enfatizar la unidad por sí sola, pero negar la lucha, por supuesto, perjudicará la causa revolucionaria. Del mismo modo, confundir los dos tipos diferentes de contradicciones, enfatizando sólo la lucha pero negando la unidad, y no conocer la relación dialéctica entre la lucha y la unidad y la importancia suprema de la unidad revolucionaria también perjudicará la causa revolucionaria. Ambas tendencias son manifestaciones de ver los problemas en línea recta y van en contra de la ley del desarrollo en espiral. Estas dos tendencias han ocurrido en la historia de nuestro Partido y han ocasionado pérdidas a la causa del Partido. Por lo tanto, debemos prestarles atención y tener siempre presente la experiencia histórica de una tendencia que cubre a la otra.

Durante la Guerra de Resistencia contra Japón, el Presidente Mao utilizó la rutina diaria como comer y dormir como ejemplo para dar una ilustración profunda de lo que se entiende por dialéctica. A los que tenían ideas equivocadas y no entendían la relación dialéctica entre luchar heroicamente y abandonar el territorio temporalmente para aniquilar a las tropas enemigas, dijo el Presidente Mao: “Comer y luego evacuar, ¿no es esto comer en vano? Dormir y luego levantarse, ¿no es esto dormir en vano? ¿Pueden formularse así las preguntas? Creo que no”. (Sobre la guerra prolongada). Ver las cosas en línea recta es de hecho una forma metafísica de pensar y es como “comer sin vaciar las entrañas” y “dormir sin levantarse”. Cualquiera que utilice esta forma de pensar para observar las cosas inevitablemente no ve cuál es la esencia y cuál es la apariencia, cuál es la corriente principal y cuál es el afluente, cuál es la parte y cuál es el todo. Esta forma de pensar conduce a un optimismo ciego y a la pérdida de vigilancia cuando la revolución se desarrolla con éxito, y a la indolencia, la impotencia, el pesimismo y el desaliento cuando la revolución se enfrenta a dificultades y giros y vueltas. Sólo utilizando el punto de vista dialéctico del desarrollo en espiral se pueden percibir los inevitables retrocesos y zigzags en el desarrollo de la revolución, y sólo de esta manera se puede percibir la inevitable victoria de la revolución incluso cuando ésta experimenta giros y vueltas, discernir la orientación en las luchas agudas y complicadas, tomar la iniciativa en la lucha y guiarla en el curso de su desarrollo para obtener la victoria.

Los retrocesos y los giros de la lucha revolucionaria tienen un doble carácter. A la vez que traen dificultades transitorias a la revolución, al mismo tiempo preparan el camino para éxitos aún mayores para la causa revolucionaria. El pueblo revolucionario siempre tiene que ser educado y templado con ejemplos positivos y negativos. Son los retrocesos y los giros de la lucha los que nos educan y templan con el ejemplo negativo; después de resumir correctamente la experiencia y extraer lecciones de ella, creamos las condiciones para obtener victorias aún mayores en la causa revolucionaria. El fracaso de la Primera Guerra Civil Revolucionaria en 1927 fue una lección profunda para el pueblo chino, que le permitió comprender la enorme importancia de que el proletariado tomara la dirección en sus propias manos y agarrara la verdad marxista de que “el poder nace del fusil”. Guiado por la línea revolucionaria proletaria del Presidente Mao, nuestro Partido dominó las tres principales armas mágicas (el frente unido, la lucha armada y la construcción del Partido) de la revolución china, encontró el camino correcto para rodear las ciudades desde las zonas rurales y la captura final de las ciudades, e impulsó la revolución china a una nueva etapa de su desarrollo. Estas experiencias históricas son de una riqueza inestimable para el pueblo revolucionario. El Presidente Mao a menudo les dice a los cuadros del Partido que tengan en cuenta la experiencia y las lecciones de los muchos éxitos y fracasos en la historia de nuestro Partido; al hacerlo, nos está enseñando a aprender a analizar y manejar correctamente los retrocesos y las vueltas y revueltas en el camino de la revolución desde el punto de vista de la dialéctica materialista y a comprender que esas vueltas y revueltas son inevitables en el desarrollo de la historia. Cuando hemos estudiado cómo las clases reaccionarias en el pasado llevaron a cabo una restauración y cuán tortuosa fue la lucha para consolidar el nuevo sistema social, podemos entender mejor la importancia de consolidar la dictadura del proletariado e impedir la restauración del capitalismo hoy en día.

Las vueltas y revueltas no pueden detener el avance de la revolución

Los retrocesos y las vueltas y revueltas en el camino de la revolución son sólo remolinos, grandes y pequeños, en el largo río de la historia y tienen poca importancia. En lo que respecta a todo el curso de la historia, el avance y el ascenso constituyen la corriente principal y la esencia de las cosas, mientras que los giros y los retrocesos son sólo ramas y fenómenos transitorios. El proletariado está obligado a derrotar a la burguesía; el socialismo está obligado a triunfar sobre el capitalismo; el marxismo está obligado a prevalecer sobre el revisionismo; ésta es la tendencia general establecida del desarrollo de la historia. El Presidente Mao ha señalado: “El mundo está progresando, el futuro es brillante y nadie puede cambiar esta tendencia general de la historia”. (Sobre las negociaciones de Chungking). Cualquier retroceso o giro, incluso la regresión y la repetición de la historia por un tiempo, sólo puede afectar el ritmo del desarrollo histórico, pero no puede detener el avance de la historia ni cambiar la dirección de su desarrollo. Tanto en el pasado como en los tiempos modernos, ha habido innumerables reveses y giros en el desarrollo de la historia. Desde Confucio (551-476 a.C.) hasta Yuan Shih-kai (1859-1916) y Chiang Kai-shek, y desde Chen Tu-hsiu hasta Wang Ming, Liu Shao-chi y Lin Piao, todos fueron reaccionarios nadando contra la corriente de la historia. Ninguno de ellos logró dar marcha atrás al reloj de la historia. En vez de eso, cada uno de ellos levantó una piedra para dejarla caer sobre sus propios pies y terminó en la autodestrucción.

Creemos firmemente que ningún cambio o giro de ningún tipo puede obstruir el avance de la causa de la revolución; esta creencia se basa en el punto de vista histórico-materialista de que “el pueblo, y sólo el pueblo, es la fuerza motriz que hace la historia del mundo”. En todo momento el pueblo es el dueño de la historia y siempre quiere hacer la revolución. Dirigidas por el presidente Mao, las amplias masas son firmes en tomar el camino del socialismo. La clase obrera, los campesinos pobres y medios, los comandantes y combatientes del Ejército Popular de Liberación de China, los cuadros revolucionarios y los intelectuales revolucionarios tienen un profundo sentimiento proletario por el Partido y el Presidente Mao y un enorme entusiasmo por la causa socialista. Siempre y cuando tengamos una fe firme en las masas y confiemos en ellas, podremos superar cualquier retroceso o giro y superar cualquier tipo de dificultad. Tanto en el país como en el extranjero, todos los enemigos de clase tratan de subvertir nuestra dictadura del proletariado y cambiar nuestro sistema socialista aprovechándose de los reveses o giros que aparecen en el avance de nuestra causa revolucionaria, pero todo en vano. Esto se debe a que nuestra causa revolucionaria defiende los intereses fundamentales del pueblo y se ha ganado la aprobación y el apoyo de las masas.

“El que sea correcta o no la línea ideológica y política lo decide todo”. También creemos firmemente que ningún cambio o giro de ningún tipo puede impedir el avance de la causa revolucionaria porque nuestra revolución se lleva a cabo bajo la dirección de la línea marxista-leninista correcta. La línea revolucionaria proletaria del presidente Mao es el producto de la integración del marxismo-leninismo con la práctica concreta de la revolución china; es la garantía fundamental para ganar la victoria en la revolución. Gracias a la línea revolucionaria proletaria del presidente Mao derrotamos al imperialismo y a los reaccionarios del Kuomintang con Chiang Kai-shek como cabecilla, nos apoderamos de las armas y tomamos el poder político y obtuvimos grandes victorias en la revolución y la construcción socialista. Cuando dominó una línea errónea, hubo retrocesos y giros en nuestras luchas, causando graves daños a la causa revolucionaria e incluso llevando la revolución al fracaso; pero cuando domina la línea correcta, los retrocesos o giros que aparecen en el curso de nuestra lucha son sólo parciales y temporales, y no son difíciles de eliminar. Por lo tanto, bajo la guía de la línea correcta, los logros son siempre primarios y la situación es siempre excelente. Nuestro Partido, los órganos del Estado y el Ejército Popular de Liberación pueden resistir cualquier tormenta después de haber pasado por pruebas en luchas prolongadas. Después de ocho años de templarse en la Gran Revolución Cultural Proletaria, la dictadura del proletariado en nuestro país se consolida como nunca antes. Mientras fortalezcamos la unidad revolucionaria, sigamos la línea revolucionaria proletaria del presidente Mao, distingamos y manejemos correctamente los dos tipos de contradicciones, haremos que la excelente situación revolucionaria sea aún más excelente. “Aunque la perspectiva es brillante, el camino tiene vueltas y revueltas”. Esta es una conclusión científica extraída de la suma de innumerables experiencias históricas, y ha sido verificada en la práctica.